Diario Sur

Don Manuel González, en el corazón de los malagueños

Con los seminaristas, frente al Seminario de Málaga. :: sur
Con los seminaristas, frente al Seminario de Málaga. :: sur
  • El papa Francisco proclamará santo al beato malagueño el próximo 16 de octubre

El próximo 16 de octubre, el papa Francisco proclamará santo al beato Manuel González. Las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, congregación fundada por este futuro santo, ya han organizado varias peregrinaciones para poder viajar a Roma y participar en la ceremonia de canonización de quien fue obispo de Málaga de 1916 a 1935.

El beato nació en Sevilla, en 1877, y recibió la ordenación sacerdotal en 1901. En 1916 fue nombrado Obispo auxiliar de Málaga, donde llevó a cabo una ingente labor de catequesis, dedicándose con especial cariño a los niños más necesitados. Sin duda, es famoso por la construcción de un nuevo Seminario en Málaga, que hoy día sigue siendo el corazón de la Diócesis. Uno de los sacerdotes que ha vivido y se ha formado en el Seminario Diocesano de Málaga, el que fundó y construyó don Manuel González, ha defendido recientemente su tesis doctoral sobre el beato. Se trata de Antonio Jiménez, párroco de Alfarnate y Alfarnatejo y postulador de diversas causas de beatificación en la diócesis.

Tras este estudio profundo, Jiménez destaca de la figura del futuro santo «su compromiso social con los pobres y más desfavorecidos de la sociedad. El ejemplo es su labor apostólica como arcipreste de Huelva. Lo segundo sería el amor a la Eucaristía, que se convierte en el motor y el centro de toda su vida espiritual y proyección pastoral. Lo tercero sería, ya siendo Obispo de Málaga y posteriormente de Palencia, su cercanía y atención a los seminaristas, sacerdotes y pueblo llano. En resumidas cuentas, don Manuel representa el prototipo del pastor misericordioso».

«Mi atracción hacia Don Manuel -continúa Jiménez-, se remonta a mis comienzos en el Seminario de Málaga. La llegada del sacerdote Hermán Marcel Lunar López, perteneciente a los Discípulos de San Juan (fundados por él), me fue acercando a su figura. A través de él conocí también a las Hermanas Nazarenas, especialmente a la Hª María del Pilar González Gómez. Esto motivó la lectura obligada de la obra escrita por don José Campos Giles 'El Obispo del Sagrario abandonado', una biografía excelente pero, que en mí, como historiador, no respondía a todos los interrogantes que tenía. Y es que, a falta de una profundización crítica, yo, como otros historiadores, no comprendía las causas por las cuales don Manuel no regresó a la Diócesis después de los terribles sucesos ocurridos en mayo de 1931. Mis numerosas conversaciones con el sacerdote don Pedro Sánchez Trujillo, postulador de la Causa de los Santos, y la constatación de la documentación fueron respondiendo paulatinamente a mis preguntas. En enero del año 2012, la Hª María Antonia Moreno, MEN invitó a Málaga al Dr. Miguel Norbert Ubarri, Discípulo de San Juan, titular de Literatura Española en la Universidad de Amberes, especialista en Literatura Mística. Ante la puerta situada en calle Fresca, por donde salió don Manuel González, me animó a convertir mis interrogantes en hipótesis para una tesis doctoral y se ofreció a ayudarme. Consultado con la catedrática de Historia Dr.ª Marion Reder Gadow, quien además de profesora ha sido una amiga y casi una madre, nos embarcamos en el proyecto. Por tanto, esta tesis supuso un ejercicio académico y un proceso de crecimiento personal y espiritual».