Diario Sur

Málaga triplica el número de donaciones de médula ósea

El ejemplo de lucha contra la leucemia que está dando Pablo Ráez ha removido las conciencias de miles de personas que se han envuelto en la bandera de la solidaridad y han decido hacerse donantes de médula ósea. El resultado es que en las últimas semanas se ha incrementado de forma espectacular el número de malagueños que han acudido a donar. Como el propio Ráez explicó en las redes sociales, ese acto altruista puede salvar la vida a pacientes de todo el mundo que, como él, están a la espera de un trasplante de médula. «Os voy a proponer algo vamos a conseguir llegar en España al millón de donantes (medula, sangre y plaquetas)», animó en Facebook.

En los ocho primeros meses de 2016, 2.600 personas se han inscrito en la provincia malagueña en el registro de donación de médula ósea, según confirmó a este periódico el médico especialista en análisis clínicos del Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS) Sergio Fernández. El requisito es tener entre 18 y 55 años, estar sano y someterse a una analítica de sangre. Las donaciones habidas este año en Andalucía también han crecido de forma espectacular hasta alcanzar las 10.000. En España hay ya 202.000 donantes. En el Hospital Costa del Sol de Marbella, ciudad donde reside la familia Ráez, se ha pasado de las cuatro donaciones registradas entre enero y julio de este año, a las 114 sólo en agosto, coincidiendo con la campaña iniciada por Pablo. Sergio Fernández atribuye el aumento de los donantes de médula a las campañas informativas llevadas a cabo y a que la gente se anima más a participar cuando le pone cara a los pacientes, como es el caso de Pablo Ráez. «El donante ideal es una persona joven, que tenga entre 18 y treinta y pocos años, ya que con esa edad hay más recorrido para poder llegar a hacer una donación real», explicó el doctor Fernández. El acto altruista de hacerse donante de médula ósea ofrece una segunda oportunidad a pacientes que sufren leucemia, tumores u otras enfermedades hematológicas y que necesitan un trasplante de médula para curarse. Los donantes forman parte de un registro y, en caso de que sean compatibles con un enfermo, son llamados para la extracción de la médula ósea y hacer el trasplante. A las personas que aceptan ser donantes se les toma una muestra de sangre y deben firmar un consentimiento informado en presencia de un testigo y del profesional que les informó o de dos testigos si la comunicación se hizo por teléfono.

Temas