Diario Sur

El Teléfono de la Esperanza conciencia a la gente sobre el suicidio

Julio Andrade y Juan Sánchez Porras
Julio Andrade y Juan Sánchez Porras
  • La asociación recuerda la importancia de la prevención de los casos y el tratamiento de las personas afectadas

Música, ilusión y ganas de vivir es lo que se ha respirado esta mañana en la Plaza Félix Sáenz donde la Asociación Teléfono de la Esperanza ha convocado un acto con motivo del Día de la Prevención del Suicidio. Bajo el lema ‘Busca la e, espera’ han querido concienciar a los malagueños de la importancia de celebrar la vida. Según su presidente, Juan Sánchez Porras, la búsqueda es una “actitud esencial para superar las dificultades que nos presenta la vida. Abandonar la búsqueda es, de algún modo, abandonar la vida”.

Durante el acto, se ha animado a los presentes a escribir mensajes de esperanza, se han encendido velas y se han lanzado globos de color verde con el fin de que “sirvan de esperanza para aquellos que lo necesita”, según el presidente. Asimismo, el concejal de Derechos Sociales, Julio Andrade, junto a Sánchez Porras han leído un manifiesto en el que han reivindicado la necesidad de romper con el tabú y los estigmas que rodean a los afectados y familiares de este tipo de acciones. Del mismo modo, han destacado la importancia de concienciar a la sociedad española y a sus gobernantes sobre la prevención del suicidio y han recordaron la necesidad de que las administraciones públicas se comprometan y creen un plan de acción que facilite la detección y el tratamiento de las personas afectadas. “Una sólo vida que salvemos es un triunfo. Nuestro objetivo es llegar a cero”, ha destacado Sánchez Porras.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en el año 2014 se quitaron la vida 3.910 personas y el suicidio volvió a ser, un año más, la principal causa de muerte no natural. Además, la cifra de quienes decidieron poner punto final a su vida aumentó por cuarto año consecutivo hasta doblar el número de fallecidos por accidentes de tráfico, que provocaron 1.873 defunciones. La cifra de quienes se quitaron voluntariamente la vida mantiene una tendencia ascendente desde hace décadas. En 2015 el Teléfono de la Esperanza atendió 1.484 llamadas telefónicas con temática suicida, en 37 de ellas la conducta suicida estaba en curso. Por otra parte, se recibieron 11.219 llamadas de personas en riesgo por crisis depresivas y vitales, en las que el trabajo preventivo se convirtió en el objetivo prioritario