Diario Sur

Mueren por arma blanca una mujer y dos de sus hijos en El Palo en una pelea familiar

vídeo

Policías y operarios de los servicios funerarios trasladan a uno de los fallecidos / Foto: A. Cabrera vídeo: P. J. quero

  • Los investigadores de la Policía Nacional trabajan con la hipótesis de que uno de ellos acabó con la vida de sus familiares y luego se suicidó

Una discusión familiar, al parecer desencadenada por motivos económicos, acabó ayer en tragedia en El Palo. Una madre y dos de sus hijos fueron hallados muertos en el piso en el que residían con heridas de arma blanca. Por el momento, según las fuentes consultadas, los investigadores de la Policía Nacional trabajan con la hipótesis de que uno de ellos fue el que acabó con la vida de sus familiares y luego se suicidó.

Las alarmas saltaron pasado el mediodía. Juan Carlos M.R., que es el único de los tres hermanos que no reside en el piso con sus familiares, decidió acudir a la casa después de que en la madrugada anterior, sobre las 04.00 horas, recibiera una llamada de su madre en el móvil.

No la vio hasta la mañana siguiente. Además, en la noche anterior habría presenciado una discusión entre su madre y uno de sus hermanos originada por motivos económicos, según explicaron las fuentes. Por ello, cuando llegó a la casa y no pudo abrir la puerta, acabó echándola abajo para acceder a su interior.

Una vez dentro del domicilio, que está situado en el número 45 de la Carretera de Almería, se encontró con la macabra escena. Al parecer, en el dormitorio principal de la vivienda halló los cuerpos de sus dos hermanos –Raúl y Javier– y su madre –Teresa R.S.–, en una habitación en la que había mucha sangre.

Tras el descubrimiento, se activó inmediatamente un fuerte dispositivo, en el que en cuestión de minutos numerosas dotaciones de la Policía Local y Nacional tomaron las inmediaciones de la vivienda. También acudieron hasta tres ambulancias del 061.

Sin embargo, poco después de llegar hasta el lugar de los hechos, los sanitarios se marcharon. La madre de Juan Carlos y sus dos hermanos estaban muertos. Quienes se desplazaron esta vez al domicilio fueron los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) que se han hecho cargo de la investigación, acompañados de sus compañeros de la Policía Científica, quienes tomaron diferentes pruebas de la vivienda para ayudar a esclarecer lo ocurrido.

Las pesquisas avanzan. En ellas se descartaría inicialmente que una cuarta persona interviniera en los hechos, ya que el piso en el que fueron hallados los cuerpos de los fallecidos estaba cerrado por dentro cuando Juan Carlos llegó al domicilio.

La hipótesis que cobra fuerza para los investigadores del CNP es la citada anteriormente, en la que habría sido uno de los hijos el que acabó con la vida de sus familiares y luego se suicidó. Asimismo, las fuentes consultadas por este periódico indicaron que el supuesto autor de los hechos estaría atravesando por algunos problemas económicos, por lo que podría encontrarse en un cierto estado de ansiedad por ello.

De hecho, los primeros indicios apuntan a que el presunto autor de los hechos habría acabado primero con la vida de su madre y luego con la de su hermano. Pese a ello, estos aspectos tendrán que ser confirmados por la investigación, dentro de la cual se realizará la autopsia a los fallecidos, que previsiblemente se llevará a cabo hoy.

Será en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga, al que fueron trasladados los tres cuerpos desde la vivienda situada en El Palo. Antes, una médico forense se desplazó hasta el domicilio en el que ocurrieron los hechos para realizar una primera observación de los cadáveres y de la vivienda.

Numerosas heridas

Lo que se ha podido conocer hasta el momento, siempre según aseguraron las mismas fuentes, es que los cuerpos tienen numerosas heridas de arma blanca. De hecho, Teresa R.S. presentaría al menos medía docena de este tipo de lesiones a la altura del tórax. Uno de sus hijos tendría cortes en los brazos, que suelen producirse de forma defensiva, mientras que el otro presentaría lesiones que apuntarían al suicidio.

Finalmente, el fuerte dispositivo policial, que se desplegó ante la gran expectación que levantó el suceso en la zona, se disipó tras el levantamiento de los cadáveres. Los vecinos que se acercaron hasta el lugar de los hechos comenzaron a marcharse. Habían sido testigos de una tragedia familiar.