Diario Sur

Minuto de silencio en El Palo tras la muerte de una madre y dos de sus hijos

Asistentes al acto en el el Centro de Servicios Sociales Comunitarios del Ayuntamiento en el Distrito Este.
Asistentes al acto en el el Centro de Servicios Sociales Comunitarios del Ayuntamiento en el Distrito Este. / A. F.
  • El concejal Julio Andrade ha explicado que la fallecida trabajaba cuidando a personas mayores para el Ayuntamiento de Málagadesde 2002

Una treintena de personas, entre los que había amigos y compañeros de Teresa, la mujer fallecida ayer en El Palo, supuestamente, después de haber sido apuñalada por uno de sus hijos, han guardado esta mañana un minuto de silencio en recuerdo suyo. El acto ha finalizado con un gran aplauso con lágrimas contenidas.

El minuto de silencio se ha celebrado tras el terrible suceso que tuvo lugar ayer en la barriada malagueña en el que murió Teresa y dos de sus hijos, ambos de más de 30 años. En él, según la hipótesis con la que trabaja la Policía, uno de ellos habría acabado, armado con un cuchillo, con la vida de su madre y la de su hermano para luego suicidarse.

El acto ha tenido lugar en el Centro de Servicios Sociales Comunitarios del Ayuntamiento en el Distrito Este, en el que trabajaba Teresa. Asimismo, de forma simultánea, se ha celebrado otro en el Área de Bienestar Social, cuya sede está ubicada en el edificio de Tabacalera.

Incredulidad

Sus compañeras han recordado a Teresa, que tenía 59 años, como una mujer luchadora y amable. Ninguna se lo podía creer cuando ayer se enteraron de la noticia.

Hasta la sede de servicios sociales, ubicada a pocos metros del piso en el que ocurrieron los hechos, también se han acercado vecinos de la barriada. "Los conocía desde siempre, el otro día vi a uno de los hijos muertos en la playa con los perros", explicaba uno de ellos.

Asimismo, en el acto ha estado presente el concejal de Bienestar Social, Julio Andrade. El edil ha dado el pésame a los compañeros y amigos de la mujer, para los que ha dicho que ha sido un mazazo lo ocurrido.

Andrade ha explicado que la mujer trabajaba cuidando a personas mayores para el Ayuntamiento desde 2002, y que era muy querida y apreciada entre sus compañeros.