Diario Sur

La Junta aprueba de manera definitiva el Plan Especial del Campamento Benítez

Tres años lleva el futuro parque perdido en la maraña burocrática
Tres años lleva el futuro parque perdido en la maraña burocrática / SUR
  • De la aprobación dependía que Urbanismo pudiera adjudicar el concurso que abrió hace un año para realizar las obras de los accesos a la zona y contratar también los trabajos del parque

La Junta de Andalucía ha notificado al Ayuntamiento de Málaga la Orden de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio por la que se aprueba definitivamente el Plan Especial que ordena el Sistema General 'Campamento Benítez', tras presentar el Ayuntamiento, a finales del pasado mes de julio, la documentación requerida por la legislación en materia de aguas.

De la aprobación del plan para el Benítez dependía que Urbanismo pudiera adjudicar el concurso que abrió hace un año y al que aspiran 39 empresas para realizar las obras de los accesos a la zona –por un millón de euros aportados por la Diputación Provincial–, y que pudiera contratar también los trabajos del parque como tal, para lo que tiene reservados fondos por unos tres millones de euros. Ahora, se desbloquea el proyecto.

Este mismo domingo se cumplían tres años de la orden ministerial por la que el Gobierno cedió al Ayuntamiento los terrenos del antiguo campamento Benítez para destinarlos a la realización de un parque. Un tiempo que ha sido perdido en una maraña burocrática. Primero fue la precipitada realización de obras de preparación de los terrenos por parte del Consistorio, a finales de 2013, sin que estuviera aprobado el preceptivo plan especial para la zona; y después la dilatada tramitación de ese plan que, tras su aprobación inicial en febrero de 2014, ha tenido que ser reformado por el equipo de gobierno municipal hasta en tres ocasiones para dar respuesta a los reparos expresados por otras administraciones públicas.

Urbanismo se ha comprometido en su último documento a llevar a cabo medidas para evitar el riesgo de inundación en los suelos, entre ellas la duplicación del encauzamiento del arroyo del Cañuelo y la elevación de la cota del terreno en algunos puntos. También en lo relacionado con los recursos hídricos, aportando informes de Emasa que justifican que serán suficientes y asumiendo que el riego no se hará con agua potable, sino con agua reciclada que, ante la ausencia de tuberías que la canalicen desde la depuradora del Guadalhorce, se almacenará en un depósito a ubicar en la excavación realizada para una laguna que prohibió Aviación Civil porque supondría una atracción para las aves.