Diario Sur

Detenido un hombre por retener a una mujer, a la que intentó agredir sexualmente en Málaga

  • Al parecer, el hombre aprovechó el hecho de que la víctima, de 28 años, vivía en la calle para invitarla a dormir en su casa

Efectivos del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga han detenido a un hombre de 44 años como presunto autor de los delitos de agresión sexual en grado de tentativa, detención ilegal y usurpación de bien inmueble.

Al parecer, el hombre aprovechó el hecho de que la víctima, de 28 años, vivía en la calle para invitarla a dormir en su casa, tras lo que le propuso mantener relaciones sexuales, forcejeando con ella y agrediéndola, presuntamente, ante su negativa, según ha informado la Policía Local en un comunicado.

Los hechos ocurrieron este pasado martes por la tarde cuando la mujer comenzó a pedir ayuda desde la ventana de una vivienda de la calle Pozos Dulces, lo que motivó que vecinos de la zona llamasen a la Policía Local alertados por los gritos de auxilio.

Los agentes se personaron en el lugar y comprobaron que la víctima se encontraba "muy agitada y nerviosa" tras las rejas de una ventana, manifestando a los agentes que la habían dejado encerrada con una cadena en la puerta y no podía salir.

La mujer, ya más calmada, contó a los policías que la noche anterior, sobre las 03.00 horas, se encontró con un conocido en la estación de autobuses, que le propuso que fuese a dormir a su casa debido a que está viviendo en la calle, a lo que ella accedió, dirigiéndose ambos a su domicilio.

Al parecer, una vez en la vivienda, el individuo le propuso mantener relaciones sexuales, comenzando a forcejear con ella ante su negativa, llegando, según manifestó, a agredirla en piernas, hombro y cara, han indicado desde la Policía.

Los agentes comprobaron que la salida y entrada al inmueble estaba sellada por una cadena metálica, con su correspondiente candado, por lo que la mujer no podía salir. Además, les indicó que el hombre trabajaba en un establecimiento de hostelería del que desconocía su ubicación.

Instantes después, la víctima localizó unos documentos que indicaban dónde trabajaba el individuo, por lo que otra dotación policial acudió al lugar, localizó al hombre y lo detuvo. Después lo acompañaron al domicilio, donde abrió el candado.

Una vez abierta la puerta, la víctima salió del inmueble, siendo atendida por los agentes, que procedieron a trasladarla a un centro hospitalario para que fuese asistida. Además, los policías locales se percataron de que la vivienda estaba siendo ocupada ilegalmente, encontrándose muy desordenada y sucia. El detenido fue trasladado a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puesto a disposición judicial.