Diario Sur

Ruta de la suciedad por Ciudad Jardín

La vegetación y la suciedad se acumulan en este rincón de la calle San Francisco Javier.
La vegetación y la suciedad se acumulan en este rincón de la calle San Francisco Javier. / F. Siles | Jesús Ariza
  • Basuras y vegetación se dan cita en las calles San Francisco Javier y Obispo Salvador de los Reyes

Igual que se ha hecho costumbre en muchos barrios de la ciudad, –con gran acogida, por cierto–, establecer rutas de la tapa en las que los bares de la zona ofrecen sus especialidades, existen en esos mismos barrios otras rutas que no resultan nada apetecibles. Son solares y rincones sucios y abandonados. Un ejemplo de ello es el existente en la calle San Francisco Javier, paralela a la calle Emilio Thuiller, en el distrito de Ciudad Jardín, donde se acumulan restos de basuras y abundante vegetación. Una combinación perfecta para que en ese lugar proliferen mosquitos y ratas, además de constituir un peligro, ya que la vegetación está en estas fechas muy seca y cualquier colilla que se arroje allí puede prender, con el consiguiente riesgo que ello supone para los vehículos, viviendas y negocios próximos. Por eso un vecino de aquella zona nos hace llegar las fotografías que acompañan este texto, en las que se aprecia el mal estado en que se encuentran esos espacios, con el ruego de que esos solares sean limpiados convenientemente de manera que se eviten riesgos innecesarios, y de paso se acabe con la lamentable imagen que ofrecen esos enclaves sucios. Si es un solar particular, el Ayuntamiento debe obligar a la propiedad a que lo limpie, o adecentarlo y luego pasar la factura correspondiente. Y si es un lugar público, limpiarlo.

Obispo Salvador de los Reyes. Suciedad acumulada

Donde también están contentos con lo que les rodea –es un decir, naturalmente– es en la calle Obispo Salvador de los Reyes, también del distrito de Ciudad Jardín y próximo a la barriada de Las Flores. En la citada calle en dirección a Parque del Sur, «hay suciedad y bolsas de basura desde hace más de tres meses», asegura Jesús Ariza, un vecino de la zona que nos envía varias fotografías, una de las cuales aparece a la izquierda.

Contra los mosquitos. Nidos de murciélagos

Javier Trujillo es un ciudadano que dice tener familia en Barcelona que sufre desde hace varios años el problema de los mosquitos, y señala que en la Ciudad Condal le consta que el asunto se ha solucionado con la instalación de nidos de murciélagos, algo que considera «sería interesante para nuestra ciudad». El método al que se refiere lo puso en práctica el Ayuntamiento de Barcelona en febrero pasado al colocar 18 torres-nido para murciélagos en diferentes puntos de la ciudad, especialmente en aquellos lugares donde había fuentes o acumulaciones de agua, que es donde proliferan más los molestos insectos, además de en diferentes huertos urbanos repartidos por la ciudad.

Los murciélagos se alimentan fundamentalmente de mosquitos y en Barcelona habitan hasta ocho especies distintas de murciélagos que, según la campaña puesta en marcha por el Ayuntamiento barcelonés, no son en ningún caso peligrosos ni agresivos, y solo hay que evitar tocarlos con las manos, como la mayoría de especies salvajes, ya que pueden morder si se les molesta.