Diario Sur

El PSOE arranca el curso con el reto de redefinir su estrategia en el Ayuntamiento

María del Carmen Moreno y Miguel Ángel Heredia, ayer, antes del comienzo de la Ejecutiva. :: sur
María del Carmen Moreno y Miguel Ángel Heredia, ayer, antes del comienzo de la Ejecutiva. :: sur
  • La Ejecutiva Provincial celebra su primer encuentro con la presencia de la nueva portavoz municipal, María del Carmen Moreno

Decir que el encuentro de ayer en el cuartel general de los socialistas de la provincia tuvo sabor a arranque de curso es mucho decir, sobre todo teniendo en cuenta que la volátil situación política a nivel global ha terminado por afectar de alguna u otra forma las vacaciones de todos y cada uno de los líderes nacionales, regionales y locales. Este imprescindible periodo de reflexión, o de 'borrón y cuenta nueva' para el nuevo curso, ha sido además especialmente convulso en las filas de los socialistas malagueños, que han añadido a esa circunstancia externa la marcha, a principios de agosto, de la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga, María Gámez.

Con ese sabor de verano atípico se reunía ayer la Comisión Ejecutiva Provincial, a la que además asistía por primera vez la sustituta de Gámez en su calidad de nueva portavoz municipal, María del Carmen Moreno. Con ella posó ante los medios poco antes del comienzo de la reunión el líder de los socialistas malagueños, Miguel Ángel Heredia, en un gesto claro de apoyo y refrendo de lo que días antes habían aprobado por unanimidad los concejales del grupo municipal socialista al dar su «sí» a Moreno. Su incorporación a la primera línea de la oposición en la casona fue asunto de debate, sobre todo en este momento en el que quedan por delante tres años de legislatura y los socialistas quieren reforzar su imagen de grupo compacto frente a un alcalde, Francisco de la Torre, que no cuenta con mayoría absoluta. Por eso en el orden del día se hizo un hueco a la redefinición de la futura estrategia del PSOE en la Casona y al papel que desde ahora tendrá que jugar la propia Moreno como líder de la oposición.

Su designación, sin embargo, ha sido objeto de crítica en los últimos días dentro de las filas del propio partido, que ponen en duda no sólo el perfil de la candidata sino el modo en que se ha fraguado la decisión. Tal y como avanzó SUR, estas voces disconformes se habían alzado desde algunas agrupaciones de la capital, caso de las de Distrito Centro, Guadalmedina o Palma-Palmilla, cuyos representantes -al igual que los de los otros ocho distritos de la capital- también celebraron una reunión de arranque de curso al término de la Comisión Ejecutiva Provincial.

El plan de trabajo

Previamente, y en un ámbito de análisis más global, los participantes en la maratoniana reunión habían definido las líneas de acción básicas del partido para la provincia -sobre todo en los municipios donde gobiernan-, que volverán a girar en torno al impulso productivo y económico y en las políticas de generación de empleo. La capital, sin embargo, fue el eje de debate del segundo tramo de la tarde, con las agrupaciones de distrito (y las Juventudes Socialistas) como protagonistas de esta nueva estrategia en la que se quiere dar la imagen de unión con el grupo municipal. Aunque no faltaron referencias a ese malestar, fuentes de la Ejecutiva confirmaron anoche que en la reunión «se dieron las pertinentes explicaciones de por qué se han hecho así las cosas» y posteriormente se abordó un inminente plan de trabajo para este año, pero también con la vista puesta en el escenario no tan lejano de 2019 y de sus elecciones municipales. En esta labor conjunta tendrá un peso específico el trabajo en los barrios, la cohesión de partido y sobre todo la búsqueda de un candidato de consenso que se haga de nuevo con la alcaldía de la capital tras años de gobierno popular.