Diario Sur

Un príncipe navega por Málaga

El yate ‘Mia Rama’, propiedad de la familia real saudí, atracó a las 19.25 horas.
El yate ‘Mia Rama’, propiedad de la familia real saudí, atracó a las 19.25 horas. / Fernando González
  • El príncipe de Arabia Saudí pasa unas horas en la capital como parte de sus recién estrenadas vacaciones en Marbella

Fueron menos de cinco horas de visita, pero su sola presencia llenó de flashes y curiosos el Muelle 2 del Puerto de Málaga. El príncipe real de Arabia Saudí, Muqrin bin Abdulaziz, aprovechó sus recién estrenadas vacaciones en Marbella para realizar una breve escapada a la capital. A bordo del yate ‘Mia Rama’, un barco de 54 metros de eslora propiedad de la Familia Real saudí, atracó en el recinto portuario a las 19.25 horas para conocer de cerca los encantos de la capital.

Aunque no bajó del barco, el hermano del Rey Salmán recibió en la embarcación al concejal de Turismo del Ayuntamiento de Málaga, Julio Andrade, quien le dio la bienvenida a la ciudad en nombre del alcalde y le entregó una placa conmemorativa. Durante el encuentro, que duró cerca de una hora, aprovechó para explicarle la importancia cultural de la ciudad y animarle a pasear por las calles antes de que termine su viaje.

El príncipe Muqrin saluda al concejal de Turismo.

El príncipe Muqrin saluda al concejal de Turismo. / Sur

Muqrin, que estuvo acompañado por cuatro de sus hijos, se interesó por la existencia de un museo Pompidou, que desconocía, y por el origen de Pablo Picasso, que no relacionaba con la ciudad. Igualmente reconoció al edil que siempre que viene a la provincia aprovecha para comprar grandes cantidades de aceite de oliva de Málaga, del que es asiduo tanto él como su familia.

El príncipe le explicó que habían decidido navegar hasta Málaga porque nunca había estado en la capital pese a sus numerosas visitas a Marbella. Lo hizo a bordo del ‘Mia Rama’ «porque es de tamaño más reducido y nos permite atracar en el puerto», confesó. Por último, el edil de Turismo le pidió que le trasladara a su hermano, el Rey Salmán, que estarían encantados en recibirlo en la ciudad. «Me ha dicho que hará de mensajero personal», anunció.