Diario Sur

Más de 800 'mechones solidarios' malagueños para apoyar a mujeres con cáncer

  • La iniciatiava nació hace tres años en Málaga con el objetivo de potenciar la autoestima de los afectados en la lucha contra el cáncer

Más de 800 malagueños han convertido un corte de pelo en un acto altruista desde que comenzara el año a través de Mechones Solidarios, una acción que nació hace tres años en la capital con el objetivo de potenciar la autoestima de los afectados en la lucha contra el cáncer.

En total hasta ahora se han realizado 825 donaciones de pelo en la provincia malagueña, donde ya hay localizadas 26 'peluquerías solidarias'.

En Mechones Solidarios entienden que el hecho de seguir con cabello es un factor básico para la lucha contra el cáncer pero consideran que los afectados se topan con una gran barrera: el precio de las pelucas, que las hacen inaccesibles para muchos de ellos, más aún, si se trata de cabello natural.

Para poner remedio, han esbozado una cadena de ayuda que comienza con las donaciones de pelo solidarias en salones que, desinteresadamente, se adhieren a la red de Mechones Solidarios.

Un corte solidario

Los únicos requisitos para llegar a ser una 'peluquería solidaria' pasan por acceder a enviar el cabello recogido y cobrar cada corte a cinco euros.

En este sentido, desde que la iniciativa surgiera en Málaga, la acción se ha ido extendiendo por todas las ciudades españolas, donde ya se contabilizan más de 500 centros adheridos, e, incluso, fuera del país, ya que la acción ha llegado hasta Andorra, donde cuentan con un centro adherido.

El hecho de conseguir el pelo de forma gratuita consigue reducir el coste de las pelucas en un 80 por ciento, ya que solo es necesario hacer frente a los gastos de la fase de producción.

Así, se han realizado, en total, más de 10.000 donaciones en los tres años que Mechones Solidarios lleva funcionando, cabello con el que se han fabricado más de 200 pelucas, de las que 42 han terminado en la provincia malagueña.

Las pelucas se entregan gratuitamente a las mujeres -en el 99 por ciento de los casos-, hombres o niños que han perdido el cabello a causa del tratamiento de quimioterapia y que no tienen recursos.

Igualmente, en el caso de superar el umbral de ingresos establecido, las pelucas se ofrecen a un precio reducido, entre un 20 y 40 por ciento de su valor de mercado, según la situación económica.

Pelucas con cabello solidario

El destino de todo el cabello solidario es Málaga. Hasta la capital llegan a diario unas cinco donaciones y, cada semana, el envío global de los centros adheridos, que pueden alcanzar las 30 0 40 donaciones.

Una vez que llega el cabello, que en cada corte debe superar los 20 centímetros de largo, pasa por distintas fases hasta convertirse en peluca, lo que hará en menos de una semana, tras estudiarse la imagen del destinatario.

Por otra parte, además de en las 'peluquerías solidarias', Mechones Solidarios organiza eventos al aire libre para conseguir donaciones de pelo y recaudar fondos.

El coste de los cortes en estos casos, de manos de profesionales que se reúnen para la ocasión, está entre los dos y los cinco euros, que van destinados a la fabricación de las pelucas.

La próxima cita será en octubre, con un gran evento en Madrid para celebrar el aniversario de la creación del movimiento, que el año pasado se conmemoró con un multievento en trece ciudades, entre ellas, Málaga.

Trayectoria

Mechones Solidarios nace del sueño de Nidia, la madre de Estela Guerisoli. Nidia tenía una fábrica de pelucas en Argentina y es por ello que Estela se crió entre mechones y telares.

Al poco tiempo de llegar a España, hace casi 30 años, a Nidia le diagnosticaron un cáncer de mama contra el que luchó durante siete años. En el proceso de tratamiento, ella misma fabricó su propia peluca, la cual, observó, causaba furor en los pasillos de la planta de quimioterapia.

Este hecho, sumado a la impotencia de que no todas las mujeres pudieran llevarla por su alto coste, le llevó a convencer a Estela de que había que hacer algo para ayudar.

Y el momento llegó unos años más tarde, cuando Nidia ya no estaba al lado de su hija, apareció una chica en la peluquería de Estela con el propósito de hacerse un cambio radical, "algo bonito con su pelo". Fue entonces, en octubre de 2013, cuando Estela, con el legado de su madre, creó Mechones Solidarios.