Las mascotas podrán entrar a los locales y subir a los transportes públicos en Málaga

Las mascotas podrán entrar a los locales y subir a los transportes públicos en Málaga
  • La nueva ordenanza del Ayuntamiento de Málaga se encuentra en fase de borrador, la ordenanza será sometida a los trámites necesarios para su entrada en vigor, lo que podría producirse antes del verano

El Área de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga ha concluido la redacción de la Ordenanza de Bienestar y Protección Animal, que actualizará la normativa municipal en esta materia y hará posible la puesta en marcha de los nuevos proyectos en los que está trabajando el Consistorio, especialmente relacionados con perros y gatos. Entre las novedades, se abre el acceso con mascota a los locales si éstos no hacen una prohibición expresa o a los autobuses urbanos y al metro.

La nueva ordenanza sustituirá a la que está actualmente en vigor, sobre Tenencia de Animales de Compañía y Animales Potencialmente Peligrosos.

El borrador ha sido remitido por el Ayuntamiento a los colectivos profesionales -asociaciones de veterinarios y Colegio Oficial-, así como a las entidades relacionadas con la protección animal para compartir el contenido y que puedan realizar aportaciones.

Una vez concluida esta fase de borrador, la ordenanza será sometida a los trámites necesarios para su entrada en vigor, lo que podría producirse antes del verano.

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, ha justificado la necesidad de renovar la ordenanza que regula la tenencia animal para que refleje los criterios con los que está trabajando el Ayuntamiento en esta materia.

Málaga, ciudad amiga de los animales

"Queremos que Málaga sea una ciudad amiga de los animales, en la que nuestras mascotas se encuentren protegidas no sólo por los propios ciudadanos, sino también por una legislación que ampare sus derechos", ha declarado Jiménez.

El edil del PP ha resaltado también la importancia de la entrada en vigor de la ordenanza para "poder poner en marcha proyectos que son pioneros como el censo genético, que no sólo nos ayudará a proteger mejor a nuestros perros, sino también a evitar la costumbre de algunos dueños de no retirar los excrementos de la vía pública".

Entre las principales novedades que incluye la nueva normativa, destaca la modificación de las condiciones para el acceso de los animales de compañía a los establecimientos públicos, incluidos hoteles, restaurantes, bares, tabernas y aquellos otros establecimientos en los que se consuman bebidas y comidas.

La entrada de mascotas quedará autorizada siempre que el local no muestre visible desde su exterior una prohibición expresa, previa autorización administrativa por el órgano competente.

Esto supone un importante cambio respecto a la situación que existe en la actualidad, ya que ahora los animales de compañía no pueden acceder al interior de los establecimientos públicos, a no ser que el local expresamente muestre que sí lo permite.

La única excepción a esta autorización del acceso será en los casos de los locales dedicados a la elaboración, venta, almacenamiento, transporte o manipulación de alimentos o bebidas, en los que queda prohibida la entrada con animales de compañía en todos los casos.

En el caso de espectáculos públicos, instalaciones deportivas y otros establecimientos o lugares análogos, el titular podrá establecer la prohibición de acceso de animales, debiendo comunicarlo con el adelanto y difusión oportunos.

En lo que se refiere al transporte público, los poseedores de animales de compañía podrán acceder con ellos a la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) o al metro de acuerdo con las normas y procedimientos acordados por dichas sociedades. En el caso de los taxis, sus titulares podrán aceptar la presencia de las mascotas de forma discrecional.

Vocación protectora

La nueva ordenanza ha sido redactada con una vocación expresamente protectora, al incluir aspectos que hasta ahora no se concretaban y que recogen las demandas que en este ámbito se han generalizado en los últimos años.

En este sentido, la nueva normativa recoge la prohibición expresa del uso de collares que puedan ser considerados de castigo, que provoquen la asfixia del perro mediante nudo, o daño debido al uso puntas o elementos eléctricos.

Las correas, fijas o flexibles, y las cadenas deberán tener una extensión de entre 1,5 y dos metros, para permitir el movimiento del perro, quedando prohibidas el uso de las extensibles en canes de más de 15 kilos.

En otro de sus apartados, la ordenanza incluye que también se deberá evitar la realización de actividades en el entorno privado de los perros que alteren o perturben su bienestar psíquico, tales como ruidos excesivos o la explosión de petardos.

La normativa protege a los animales que van a ser objeto de adopción en alguna de las instituciones que existen en Málaga mediante la inclusión de dos nuevos requisitos: no haber entregado una mascota en el Centro Zoosanitario Municipal u otra entidad colaboradora en los últimos dos años y la presentación firmada de la declaración responsable de no haber sido sancionado por infracciones que impliquen maltrato o abandono en los últimos cinco años.

La Ordenanza de Bienestar y Protección Animal introduce como novedad la recomendación de la esterilización de perros y gatos -siguiendo las indicaciones del veterinario en cada caso-, y establece que sólo se podrán dedicar a la crianza aquellos propietarios que cuenten con la preceptiva licencia de criador y reúnan todos los requisitos para hacerlo.

En el caso de los gatos, el texto prohíbe expresamente su desungulación, tanto si son domésticos como ferales. Por primera vez en la Comunidad Autónoma una ordenanza municipal realiza un reconocimiento explícito del gato feral, al que define como el felino perteneciente a una especie doméstica, pero que no está socializado con seres humanos y, por tanto, no es adoptable, viviendo asilvestrado.

Colonias de gatos y censo genético canino

La redacción de la ordenanza ha proporcionado la ocasión al Ayuntamiento de Málaga de incluir dos aspectos novedosos en este ámbito en Andalucía, incluso respecto a la normativa regional en esta materia.

Por un lado, el documento regula la gestión municipal de la población felina asilvestrada mediante la creación de colonias, huyendo de la práctica que hasta ahora se viene desarrollando de forma generalizada consistente en la captura y sacrificio de los gatos vagabundos.

Esto se logra mediante la aplicación del programa de Captura, Esterilización y Suelta (CES) de felinos asilvestrados o ferales para que puedan vivir libremente en colonias urbanas estables, bajo la supervisión de colectivos y entidades voluntarias.

Por otro lado, la norma adapta su contenido para hacer posible la creación de un censo canino basado en el perfil genético de ADN contando con la colaboración del Colegio Oficial de Veterinarios.

Además de colocar el microchip a sus mascotas, los propietarios de los perros que residan en Málaga deberán someter a sus mascotas a un análisis de sangre con la intención de obtener una muestra de ADN y así determinar el genotipo del animal.

El perfil genético deberá ser comunicado para su incorporación a la base de datos del Registro Municipal de Actividades de Compañía y a la identificación que lleve el animal.

Además de las colonias de gatos y el censo genético canino, el nuevo texto incorpora al contenido normativo local la regulación específica de los parques caninos, así como la prohibición de la presencia en el término municipal de circos con animales salvajes y atracciones con ponis, que hasta ahora sólo había sido aprobada como moción en el Pleno.

Asimismo, destaca la importancia de que el Ayuntamiento suscriba convenios de colaboración con asociaciones protectoras y defensoras de los animales, dado el destacado papel que éstas cumplen en esta materia.