Imputan a una mujer acusada de hurtar 47.000 euros a su compañera de bingo

  • Una patrulla de la Policía Local de Málaga las encontró forcejeando en mitad de la calle por un bolso, del que cayó el dinero

Un coche parado en mitad de la calle y, al lado, dos mujeres discutiendo acaloradamente. Se disputaban un bolso que, durante el forcejeo, se abrió y empezó a soltar dinero como si fuera una máquina tragaperras. En total, 47.211,32 euros. Una de ellas acabó detenida por, supuestamente, intentar hurtar 47.211 euros a su compañera de bingo cuando ésta la llevaba a casa.

Una unidad de la Policía Local adscrita a la Jefatura del distrito Este se topó con la escena hace unos días cuando patrullaban por la ciudad. Los agentes vieron un vehículo atravesado en uno de los carriles de la avenida Salvador Allende y a dos mujeres forcejeando junto al mismo. Al percatarse de la presencia policial, una de ellas les pidió que pararan.

Los funcionarios se acercaron para saber qué ocurría y ambas manifestaron que volvían juntas a casa tras haber estado jugando al bingo. Entonces, el bolso se abrió y los 47.211 euros en liza quedaron desperdigados sobre el asfalto. Al ver semejante cantidad de dinero, los agentes apartaron a las dos implicadas para entrevistarse con ellas por separado, según confirmaron a SUR fuentes policiales.

La mujer que los avisó, española, de 61 años, era la propietaria del turismo. Al parecer, conocía a su acompañante, de 52 y de origen marroquí, porque solían coincidir en un bingo de la ciudad, del que ambas eran asiduas. En ocasiones, la había llevado a casa, ya que le pilla de camino.

Una herencia bajo el asiento

La dueña del coche contó a uno de los agentes que esa noche, mientras conducía, su acompañante le sustrajo más de 40.000 euros que llevaba dentro de una bolsa de una gran superficie –que nunca apareció– y que solía guardar debajo del asiento del copiloto. Según declaró, la supuesta autora le tiró por la ventanilla su documentación personal y más dinero cuya cuantía no pudo precisar; cuando se dio cuenta del hurto, paró el coche, salieron y forcejeó con ella para intentar recuperar el bolso. Cuando se le preguntó por el origen de esa suma, afirmó que correspondía a una herencia y que prefería llevarlo encima a guardarlo en el banco, según indicaron las fuentes consultadas.

El otro agente se encargó de hablar con la acompañante, la mujer de origen marroquí. Según fuentes policiales, primero manifestó que no llevaba dinero encima y posteriormente reconoció que tenía unos 6.000 euros. Los funcionarios, que interpretaron contradicciones en sus respuestas, llegaron a la conclusión de que los 47.211 euros no eran suyos y decidieron detenerla como sospechosa del posible hurto.

Diferentes versiones

Ya en sede judicial, la imputada dio su versión de los hechos, con la que trató de justificar por qué habría llevado encima tal cantidad de dinero. Al parecer, declaró que su marido se dedica al sector inmobiliario y que, por su actividad, puede manejar importantes sumas en efectivo. En este caso, su esposo le habría dado los 47.000 euros para que los guardara y los ingresara en el banco, pero no pudo hacer la gestión ese día. Según su versión, su compañera de bingo se enteró de que los llevaba encima y urdió esa treta para apoderarse del dinero.

Tras escuchar los testimonios de las dos implicadas, la jueza que les tomó declaración dejó en libertad con cargos a la detenida. Los 47.211 euros, entre tanto, han quedado intervenidos en la cuenta del juzgado hasta que se investigue el supuesto hurto, que está pendiente de juicio.