«Si el verano durara un par de meses más, Estocolmo no tendría nada que envidiar a Málaga»

Entre las ciudades en las que ha vivido se encuentran Nueva York, Ginebra y Pekín /
Entre las ciudades en las que ha vivido se encuentran Nueva York, Ginebra y Pekín

Alberto Hylander es Facility Manager de Inditex para los países nórdicos y tras más de un lustro viviendo en Estocolmo, el pasado año se compró una casa en la ciudad sueca. Asegura estar muy satisfecho por el elevado nivel de vida y los sueldos

MAR GARCÍA

A sus 32 años, Alberto Hylander, lleva ya una década viviendo fuera de España, ya sea por motivos de estudios o de trabajo. Entre las ciudades en las que ha vivido se encuentran Nueva York donde estudió su segundo máster, Ginebra y Pekín. Hace cinco años y medio decidió probar suerte en Suecia y buscar trabajo en el área de cooperación internacional al desarrollo, «dado que Suecia es el país que más dinero destina a desarrollo internacional y no ha reducido la ayuda desde que la crisis financiera internacional estalló en 2009», señala este joven malagueño. Actualmente es Facility Manager del grupo Inditex para los países nórdicos (Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca) y dentro de sus funciones está el mantenimiento, seguridad, logística e instalaciones para todas las cadenas del grupo en su región geográfica.

Alberto Hylander

32 años
Licenciado en Economía y doble Master en Relaciones Internacionales
Español, inglés sueco, francés, mandarín, noruego y danés
Facility Manager de Inditex para los países nórdicos

Hylander asegura que su vida en Estocolmo es «muy satisfactoria» ya que «el nivel es alto, los sueldos buenos y el acceso a la educación y cultura inmejorables». En este sentido, explica que los suecos son muy curiosos y les encanta viajar, con lo cual las posibilidades de hacer viajes desde Estocolmo son infinitas. Es por ello que considera que su vida en Estocolmo es tal y como ha sido en otros países, es decir, trabajo, quedar con los amigos, ir al gimnasio, y salir de vez en cuando de fiesta.

No obstante, reconoce que el clima condiciona mucho la vida social en Escandinavia, ya que los meses de invierno se hacen largos por la oscuridad, la nieve y el frío, pero se compensan muy rápidamente con los meses estivales. «Si el verano en Suecia durara un par de meses más, Estocolmo no tendría nada que envidiar a Málaga, muy a mi pesar, porque yo me considero malagueño hasta las trancas y llevo a Málaga por bandera allá a donde vaya», reconoce.

A pesar de que echa de menos a su familia y vivir con ellos en el día a día, se está aclimatando a este país nórdico y el año pasado se compró una vivienda, por lo que asegura que por ahora no tiene pensamiento de cambiar de país o de volver a Málaga, ciudad que visita al menos tres veces al año. Y es que, según afirma Hylander, en España dentro del área de la cooperación internacional, hay realmente poco trabajo y pocos recursos, y ese fue el motivo principal por el que después de vivir en Pekín y trabajar con la Comisión Europea durante un año, se mudó a Estocolmo. En cambio, de su profesión habitual, «las posibilidades son mucho mayores, porque las funciones que desempeño en mi trabajo actual existen en otras muchas empresas españolas, aunque quizás carezcan del perfil internacional del que disfruto en Suecia».

A Hylander, vivir y trabajar en Suecia le ha ayudado a valorar lo mucho que influye el buen clima en el estado de ánimo y humor, aunque las visitas que hace a Málaga durante el año le ayudan a reponer las pilas. Por otro lado, le ha ayudado a ser más tolerante con las opiniones, formas de vestir y a ver la cultura del ahorro como un requisito fundamental.

En cuanto a la búsqueda de empleo, Hylander no desanima a nadie pero asegura que no resulta fácil ya que, desde 2011, Suecia endureció su política de inmigración haciendo más difícil acceder a los servicios de colocación profesional y búsqueda de empleo, requiriendo la tarjeta sanitaria europea y exigiendo fondos en la cuenta bancaria para subsistir en el país en caso de no encontrar empleo. Además, señala que es fundamental hablar sueco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos