Acogen a un cachorro que llegó a la Protectora de Málaga con el cuerpo abrasado por ácido

Tiene el cuerpo lleno de quemaduras de tercer grado producidas por ácido.
Tiene el cuerpo lleno de quemaduras de tercer grado producidas por ácido. / SUR
  • Nano fue torturado en la calle con dos meses pero ahora ha encontrado un hogar donde le quieren y, además, comparten un historia común

Ana miraba a Nano desde fuera de la jaula y sus ojos cómplices daban a entender el sufrimento compartido adosado a la piel. El de ella es un nombre ficticio, pero esta es una historia real. El pequeño cachorro, de apenas 2 meses, había sido rescatado de la calle por la Policía Local ese mismo fin de semana. Con el cuerpo lleno de quemaduras de tercer grado producidas por ácido. Lo que parecía a todas luces una macabra tortura.

Ojos marrones y tristes cargados a su corta edad de dolor y miedo. Mientras el veterinario de la Protectora de Animales y Plantas de Málaga, que recogía al pequeño, curaba sus heridas, a oídos de Ana llegaba esta historia. Pero ella también compartía este dolor. Su hoy madre adoptiva también sufrió en su momento quemaduras en las manos. Sabía lo que iba a ser curar y limpiar el cuerpo de Nano tras salir de la UVI, era consciente que ahora quedaba un camino de antibióticos y pomadas y, sobre todo, comprensión ante los miedos.

En la Protectora quieren creer que Nano será el último cachorro maltratado.

En la Protectora quieren creer que Nano será el último cachorro maltratado. / SUR

Atrás quedó un fin de semana en el refugio entre quejidos y temblores, hasta que le sedaron. "La noche -cuenta la presidenta de la Protectora, Carmen Manzano- fue terrible y dolorosa". A los dos días ya menguaba el dolor, las heridas cambiaban de tonalidad. Pero, todavían quedan muchos dolores que apagar, explica Manzano: "Cuando ves algo así, piensas qué clase de monstruo repugnante y cobarde es capaz de hacerle daño a un ser tan indefenso como un cachorro". Tidus, otro cachorro quemado vivo; Broken, una gatita usada como balón de futbol por niños, o Sola, una podenca abandonada moribunda en la cuneta del Refugio. "Recuerdo cómo al sentir nuestras manos recogiéndola del suelo, suspiró y murió", sentencia.

En la Protectora de Málaga quieren creer que Nano será el último cachorro maltratado, "porque a todos nos gusta soñar". Desde el lunes, él cura sus heridas en una casa de acogida fresca y limpia, y tal vez olvide la maldad. Donde no olvidan es en la Protectora: "Los que matan, los que abandonan, los que maltratan son despreciables; pero, los que ven y no hacen nada, los indiferentes, son iguales de crueles". Heridas que sangran una y otra vez.