Sin noticias de Alba

La joven lleva ya siete meses sin comunicarse con su familia.
La joven lleva ya siete meses sin comunicarse con su familia. / Facebook
  • Esta joven malagueña de 27 años viajó a Marruecos para conocer a la familia de su nueva pareja, Abdul. Iba una semana pero ya hace siete meses que no saben nada de ella. Ni rastro. Su familia está desesperada: "No da señales de vida. Nos tememos lo peor", dice su madre

La última vez que supieron de ella fue cuando llamó por teléfono desde Marruecos. Hasta allí se había desplazado esta joven malagueña de 27 años para disfrutar de una semana de vacaciones. En concreto a la ciudad de Beni Mellal. ¿El motivo del viaje? Conocer a la familia de su nueva pareja, Abdul, con la que había empezado una relación en Málaga. Eso fue ya hace siete meses y, a día de hoy, no saben nada de María del Alba López Pérez. "Tiene un hijo de tres años, un tío enfermo de ELA (esclerosis lateral amiotrófica) a punto de morir al que adora y una abuela que la ha criado aquí. Pese a ello, no da señales de vida. No es normal y nos tememos lo peor", explica visiblemente preocupada a SUR, Ana María Pérez, madre de la chica. El pasado 23 de febrero se presentó en Comisaría para denunciar la desaparición de su hija. Por entonces llevaban cinco meses sin noticias de ella y por ello decidió dar el paso ante la policía: "Estamos desesperados porque no llegan noticias. Yo me estoy planteando ir allí a buscarla", reflexiona.

Ana apenas duerme. No se concentra en el trabajo -es cocinera en una cafetería del Centro- e intenta investigar por su cuenta los últimos pasos de Alba antes del silencio que le atormenta, día tras día. La joven tiene un niño pequeño que vive en Córcega con su padre, su exmarido, también de origen marroquí. "A mi hija le encanta la cultura musulmana. Se separaron hace un año y él se quedó con la custodia. Él también está muy preocupado", explica la madre de la chica. A su nueva pareja la conoció en Málaga. "Se presentó como Abdul aunque la policía después nos dijo que no se llama así. No nos gustó mucho la verdad", apostilla la madre.

"Impulsiva y enamoradiza"

La abuela de Alba, que también se llama Ana, asegura que su nieta es "impulsiva y enamoradiza" y que estaba muy ilusionada con una relación que la familia no veía con tan buenos ojos. "Es mayor que ella, trabaja de chatarrero y, la verdad, no parecía querer ganarse la vida con nada mejor", opina. "Pero no es normal que no dé señales de vida. Por mí, por su madre, su hijo y su familia. Estamos muy preocupados. No sabemos si está viva o muerta", dice la abuela con lágrimas en los ojos.

La joven mide unos 165 centímetros y pesa entre 70 u 80 kilos. Habla varios idiomas (francés, italiano y árabe) y, en su perfil de Facebook -en el que aparecen muchas imágenes de su retoño- hace tiempo que no comparte fotos ni actualiza su estado. "No sabemos si la han matado, si está retenida en contra de su voluntad o si la han captado una red de prostitución", mantiene la progenitora. "La policía parece que no hace nada por localizara y estamos cada vez más angustiados", insisten indignados.

La familia ha intentado sin éxito ponerse en contacto con embajada española en Marruecos. También han hablado vía telefónica con la embajada de Marruecos en España. Aseguran que el personal de ésta última la atendió muy bien pero que no "ha servido de nada". Su obsesión es, al menos, que alguien pueda aportar una pista de su paradero. "Si en breve no veo ninguna novedad tendré que viajar a Marruecos a buscarla", concluye.