Diario Sur

500 alumnos de Málaga, en la Guerra de Troya

Los alumnos, caracterizados.
Los alumnos, caracterizados. / SUR
  • Los estudiantes del colegio El Romeral se sumergen en la cultura griega en una actividad que también cuenta con conferencias, exposiciones e incluso un menú griego

Los alumnos del colegio El Romeral se trasladan a este período histórico en la celebración de la Xª Jornada Interdisciplinar, que incluye la recreación de la Guerra de Troya en las pistas deportivas del centro por más de 500 escolares de Primaria vestidos de hoplitas griegos. Además ha habido conferencias de los alumnos de Bachillerato en varios idiomas, teatro, disfraces, exposiciones e incluso un menú muy griego.

Sócrates se defendía ayer en el colegio El Romeral, ante un tribunal inicuo que le condenaba a muerte. Prometeo, Perséfone, y Apolo paseaban por sus jardines. Pero no, ni el filósofo y pensador griego volvía a la vida, ni los personajes de la mitología griega bajaban del Olimpo. Se trataba de los alumnos del centro educativo, que participan en una jornada interdisciplinar sobre la Grecia antigua y clásica, con actividades que hacen que el colegio se sumerja en la historia.

Desde el menú del colegio, a la decoración de los pasillos, esta época se respiraba en cualquier rincón pero, especialmente vibrante era en las aulas de Primaria, donde listos desde la mañana, todos sus alumnos esperaban para la Guerra que se representó en las pistas deportivas del centro. Griegos contra troyanos para recuperar a Helena.

Uno de los objetivos de esta actividad es conseguir que los alumnos asuman la iniciativa, buceando en la época que forjó la civilización moderna, dando a conocer al resto de compañeros de Secundaria y Bachillerato, los acontecimientos principales, desde ámbitos muy variados sobre política, historia, arte, religión, vida cotidiana, teatro o poesía. En años anteriores los alumnos han profundizado en épocas tan ricas como el renacimiento, las vanguardias del XIX, el barroco, la transición española, el neoclasicismo o las Cortes de Cádiz. Una manera distinta a la habitual de aprender en el colegio.

En palabras de Francisco Latorre, profesor de Literatura del colegio, “se busca además de una amplia visión de conjunto de la época, el desarrollo de las destrezas orales de los alumnos para exponer en público; fomentar el trabajo en equipo para preparar las sesiones; el enriquecimiento personal que supone conocer a alumnos de otros cursos; y aprender a realizar trabajos monográficos de investigación”.