Las zancadas más solidarias

Juan Jesús Pareja, Alejandro Pérez y Elena Jiménez.
Juan Jesús Pareja, Alejandro Pérez y Elena Jiménez. / Carlos Moret
  • La asociación Corazones Malagueños promueve una iniciativa para recoger leche en la Media Maratón

  • Esperan recopilar unos 7.000 litros, con los que tendrían abastecimiento para atender durante cuatro meses a las más de 400 personas que se acercan a sus instalaciones

A los voluntarios y socios de Corazones Malagueños –una asociación sin ánimo de lucro que ayuda a las personas que se encuentran en peligro de exclusión social entregándoles diariamente una bolsa con comida– les une la solidaridad. Una cualidad que también esperan que tengan todas aquellas personas que se apunten a la media maratón de Málaga, que se celebrará el próximo 22 de marzo. Y lo que quieren de ellos es una cosa muy concreta: leche.

La presidenta de la asociación, Elena Jiménez, explica que todos los días atienden a unas 400 personas, a las que entregan una merienda-cena. Un bocadillo y un poco de leche es el motivo por el que muchos hacen colas durante horas, sin importar si hace un calor asfixiante, llueve o hace frío.

Corazones Malagueños es la única oportunidad que tienen a lo largo del día para llevarse algo de comer a la boca. Pero la avalancha diaria de personas que reciben, les hace que en ocasiones las reservas de comida flaqueen. Es por ejemplo el caso de la leche, un alimento básico del que vuelan las existencias. «Da mucha pena cuando viene la madre de una familia pidiendo para sus hijos y no puedes darle», dice Elena.

Junto a ella se encuentran Alejandro Pérez y Juan Jesús Pareja, dos de los voluntarios que, cuando llega su turno, pasan las tardes haciendo bocadillos y preparando las bolsas de alimentos para las personas que se acercan a la asociación. Con la ayuda de Alejandro, Juan Jesús coordina la iniciativa de la asociación para recoger leche en la media maratón.

«Los deportistas tienen un gran sentido de la solidaridad y por eso pensamos que es una buena idea pedirles ayuda para recoger leche para las personas que más lo necesitan», afirma Juan Jesús. Con la prueba de la media maratón en el horizonte, que este año celebra su 25.º aniversario y pretende alcanzar los 7.000 participantes, la conexión estaba servida.

Desde que propusieron la iniciativa a la organización del evento deportivo todo ha ido sobre ruedas. Alejandro insiste en mostrar el agradecimiento de la asociación a los representantes de la prueba, «que se han portado muy bien desde que tuvieron conocimiento de la idea».

Gracias a esa colaboración, Corazones Malagueños contará con un expositor en la feria del corredor, que tendrá lugar el viernes y el sábado antes de la carrera. Estará situada en los bajos del estadio de atletismo, hasta el que tendrán que desplazarse las personas que se inscriban para recoger su dorsal.

El objetivo

«La idea es que cuando vayan a hacerlo se lleven un cartón de leche para entregárnoslo. Es algo barato y que todo el mundo tiene en su casa», señala Juan Jesús. Si alguien quiere llevar más de uno mejor, pero estableciendo esa cantidad como media y si se lograse alcanzar la cifra estimada de participantes, se recogerían 7.000 litros. Ése es el objetivo que se ha marcado la asociación. Una cifra con la que podrían abastecer de leche a las personas que atienden durante cuatro meses.

Será una gran fiesta en la que la solidaridad y el deporte irán de la mano. Así lo pretenden en la asociación, que ya preparan otras actividades para animar a todos aquellos que se acerquen al estadio de atletismo. «Pintaremos las caras a los niños, repartiremos globos y haremos hasta una gran tarta por el cumpleaños de la media», apunta Juan Jesús.

La maquinaria ya está engrasada y ha comenzado a funcionar para alcanzar el objetivo de los 7.000 litros. Para lograrlo tienen ya el apoyo de los voluntarios de Corazones Malagueños y de los organizadores del evento. Ahora tendrán que contar también con la ayuda de los corredores que acudan a la media maratón. Así, cada una de las zancadas que den estarán repletas de solidaridad.