Secuestran a un hombre en mitad de la calle y le dan una paliza para reclamarle una suma de dinero

  • Los captores empotraron un automóvil contra el vehículo que conducía la víctima en Fuente Olletas y se la llevaron por la fuerza a una vivienda

La Policía Nacional investiga el secuestro de un hombre de unos 35 años que fue abordado en mitad de la calle cuando intentaba aparcar su coche. La víctima, de nacionalidad española, fue liberada tras recibir una paliza de sus captores, que le reclamaban una suma de dinero, según confirmaron a este periódico las distintas fuentes consultadas.

El rapto, que tuvo en vilo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad durante más de cuatro horas, comenzó a las 23.30 horas del martes en la zona de Fuente Olletas, en la capital malagueña. El hombre estaba maniobrando para estacionar su vehículo cuando apareció otro turismo, pequeño y de color blanco, y lo embistió.

La víctima reaccionó bajándose del coche y emprendiendo la huida a la carrera, pero los ocupantes del otro automóvil salieron tras él, lo interceptaron y lo subieron por la fuerza en su vehículo. Acto seguido, se dieron a la fuga a gran velocidad.

Testigos del secuestro avisaron rápidamente a la policía, que envió varias patrullas al lugar de los hechos para investigar lo ocurrido. Los agentes encontraron el coche de la víctima con el motor encendido, las llaves puestas y la puerta abierta. Presentaba daños en la carrocería y se había empotrado contra otro turismo estacionado en la misma calle. La escena sugería que el conductor se bajó a toda prisa, sin echar el freno de mano, y su vehículo chocó por inercia con el que tenía detrás.

Batida por toda la ciudad

Ahí comenzó una búsqueda contra reloj con la única pista de un coche pequeño y de color blanco. Todas las unidades disponibles de la Policía Local de Málaga y del Cuerpo Nacional de Policía se sumaron a una batida por la ciudad para intentar localizar el automóvil con la esperanza de que éste les condujera a la víctima y a sus captores.

El intenso trabajo policial dio sus frutos en unas horas. Una patrulla de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Comisaría Provincial encontró en la barriada de Las Flores un turismo cuyas características encajaban con las descritas por los testigos y se mantuvo un dispositivo de vigilancia.

A las tres y media de la madrugada, los agentes localizaron en esa misma zona a la víctima. Tras cuatro horas retenida, había sido liberada por sus secuestradores, que seguramente se percataron de la presencia policial desplegada en la zona de Las Flores. El hombre estaba ensangrentado y presentaba lesiones en la cara producto de los golpes que recibió. Fue conducido a comisaría tras pasar por un centro sanitario para que le curaran las heridas que sufría.

Maniatado

Al parecer, tras abordarlo en la calle por sorpresa y meterlo a la fuerza en el coche, lo condujeron a un piso, donde varios encapuchados lo maniataron y amordazaron para impedir que sus gritos alertaran a los vecinos. Según las fuentes consultadas, le dieron una paliza.

La investigación, que está en manos de la Brigada de Policía Judicial y que por el momento se encuentra abierta, apunta a un trasfondo económico como posible móvil del suceso. Según las primeras pesquisas, los secuestradores reclamaban a la víctima una suma de dinero, cuya cuantía no ha trascendido, y exigían el pago como condición para su liberación. Sin embargo, todo parece indicar que la rápida intervención de la policía frustró sus planes.