Diario Sur

«Me preguntan hasta siete veces al día por la rueda que me falta»

Pablo Rodríguez Codes, en su monociclo.
Pablo Rodríguez Codes, en su monociclo. / Fernando González
  • Pablo Rodríguez Codes, hijo del humorista gráfico de SUR Ángel Idígoras, empieza a despuntar como artista. Estos días compite en Canadá en un encuentro internacional de monociclismo

Fue un regalo de Navidad de su padre, el humorista gráfico de SUR, Ángel Idígoras. Hoy es una de sus grandes pasiones junto con la pintura o las creaciones de gran formato. Pablo Rodríguez Codes acude a la entrevista -realizada días atrás en una cafetería de Huelín, donde reside- en monociclo. Se mueve con gran maestría llamando la atención de quienes se cruzan a su paso. «Lo uso como medio de transporte», dice. Este mismo fin de semana se marchó rumbo a Montreal para competir en un encuentro internacional de monociclismo, una especie de Juegos Olímpicos de Monociclo.

–Debe ser difícil manejarlo...

–Lo parece al principio, pero es fácil. ¿Quieres probar?

–Mejor no...(risas) ¿Cómo empezaste con el monociclo?

–Por casualidad. Tras regalármelo mis padres empecé a probar. Poco después me fui a Estados Unidos de intercambio y allí causalmente era vecino de uno de los mejores monociclistas de trial del mundo. Le compré su monociclo y empecé con trucos básicos. Nunca pensé que pudiera moverme cómodamente y que tuviera tantas posibilidades. Después decidí participar en un encuentro en Hungría y quedé tercero.

–La gente se queda hipnotizada mirándote...

–¡Mucho!. Málaga no está preparada para el monociclo. Aquí hay gente que sabe pedalear pero que monte regularmente apenas hay. Resulta raro. Me preguntan hasta siete veces al días por la rueda que le falta a la bici. Casi siempre a mala idea. Reconozco que es poco común, pero es muy divertido. Ahora -del 29 de julio al 10 de agosto- participo en Canadá en un encuentro internacional. (Vídeo-presentación de Pablo para el evento)

–Otra de tus grandes pasiones es la pintura y la creación artistica no muy convencional, digamos.

–Cierto. Me gusta pintar, pero lo que más me divierte hacer son grandes obras con materiales poco comunes. Tengo dibujos que hay que ver desde un sexto piso elaborado a base de post-it, arena o calcetines. La idea es hacer algo muy grande con un material cotidiano y que no sea dibujado.

–¿Es algo así como lo que hacían en Art Attack?

–Exacto. Eso es.

–Usas Doritos, alambres...

–Los más raros posibles. Es un como un reto. Empecé con cosas de casa y cada vez aumento más la complejidad. Hacerlo pintado no es muy difícil y no impresiona de la misma forma.

–¿Lo más extraño que has hecho con los materiales más raros?

–El último que hice que fue además el más difícil de todos. Era una creación con sombras: Una escultura abstracta -elaborada con un montón de alambres, piedras, cartones y cinta aislante- que, al poner una linterna en un punto determiando, se proyectaba la sombra de la cara de un ocelote. La gracia es que solo en un punto de luz tiene sentido la escultura.

–Guau. Qué ingenioso...

–Bueno...Me gusta experimentar y explorar para crear obras de arte, si es que lo son, a mi estilo.

–En el portal de tu casa también has dejado huella en forma de un lince con cinta adhesiva.

–Fue un proyecto para el cole (usó 6 rollos de cinta aistante, unos 300 metros). Pensé hacer un lince y después decidí el material. Creo que a mis vecinos les gusta. Menos a una que intenta taparlo con una maceta.(Vea el proceso de elaboración de esta obra)

–¿Y no te gustaría hacer tiras cómicas como tu padre?

–Me gustaría ser profesor de Bellas Artes y seguir con mis creaciones. No me veo haciendo viñetas en los periódicos. Lo que sí me llama es la ilustación de libros que también hace mi padre.

-Supongo que será un gran referente para ti...

–Por supuesto. Desde pequeño mis padres me han motivado a pintar. Nos han dado pizarras, rotuladores... un montón de materiales. Conforme he ido creciendo he ido probando cosas nuevas. Tengo en cuenta su opinión para hacer mis creaciones pero la verdad es que soy un autodidacta. Me gusta innovar.

-Pese a tu juventud (18 años) has ganado varios premios e incluso has salido en la CNN o el Washington Post aunque por otro motivo, ¿me lo cuentas?

Sí claro. Durante mi estancia en Estados Unidos, hace tres años, conseguí grabar un coyote en un parque estadounidense. Es algo que nunca se había hecho antes. Fue en Arlington (Virginia). El vídeo del coyote (ver vídeo aquí) dió la vuelta en informativos de televisión y páginas web de Estados Unidos..