El yihadismo golpea la blindada capital de Burkina Faso

El grupo armado causa una treintena de muertos y 86 heridos al atacar con armas ligeras y explosivos la embajada francesa y la sede del Estado Mayor

GERARDO ELORRIAGA

Los habitantes de Uagadugú, la capital burkinabesa, creyeron que las explosiones y tiroteos que sacudieron el centro urbano a primeras horas de ayer anunciaban un golpe militar. Sin embargo, a lo largo de la mañana, la población supo a través de Facebook, canal habitual de información en el país, que se trataba de un ataque simultáneo, de origen desconocido, contra la sede del Estado Mayor y la Embajada francesa.

Los enfrentamientos cesaron al mediodía y el balance proporcionado por los medios de comunicación galos habla de al menos 30 muertos y 86 heridos. Una gran columna de humo se levantaba sobre la zona, en la que también se halla la sede de la televisión RTB.

Los trabajadores del canal público aseguraron haber visto a varios individuos armados descender de una o dos camionetas y comenzar a disparar al grito de 'Alá es grande'. Uno de los vehículos fue explosionado en el aparcamiento del edificio castrense. Los portavoces oficiales aseguraron que se habían producido siete bajas entre los soldados y que ocho de los atacantes resultaron abatidos y otros dos capturados, aunque pronto las estimaciones aumentaron significativamente el número de fallecidos.

Atentado yihadista

La procedencia yihadista de los asaltantes no se pone en tela de juicio, aunque aún ninguna organización se ha atribuido esta iniciativa. La elección de los objetivos, presuntamente los centros más protegidos de la ciudad, evidencia tanto la ambición de los milicianos como la fragilidad de la Administración burkinabesa.

París, la antigua metrópoli, se ha convertido actualmente en el principal sostén de la lucha que libran los gobiernos del Sahel contra las bandas salafistas. Desde hace cuatro años, la potencia colonial desarrolla la 'operación Barkhane', destinada a combatir esta insurgencia y que dispone de bases en los países afectados. Burkina Faso acoge a un destacamento de los cuerpos especiales franceses, formado por alrededor de 400 efectivos.

Por su parte, Uagadugú se ha preferidos por las milicias radicales. El asalto a dos hoteles en 2016 se cobró 30 víctimas mortales, mientras que agosto del pasado año, otro establecimiento hotelero frecuentado por extranjeros y un restaurante turco, fueron los objetivos de un nuevo ataque armado, saldado con la muerte de 19 personas de diverso origen. En ambos casos, la autoría se adjudicó a grupos cercanos a Al-Qaida del Magreb Islámico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos