Venezuela vota en medio de la crisis

La oposición muestra su optimismo en las elecciones regionales y confía en obtener el poder en 15 de los 26 Estados

M. LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Más de 18 millones de electores venezolanos tuvieron ayer doce horas para definir con su voto si respaldaban el cambio, ampliando el mandato nacional de candidatos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en detrimento del oficialismo. Hasta ayer, la oposición solo gobernaba en Lara, Amazonas y Miranda, mientras que el chavismo lo hacía en 23 gobernaciones. Los opositores llamaron a sus seguidores a estar vigilantes ante las «técnicas de fraude» y denunciaron que la máquina gubernamental hiciera propaganda durante la jornada electoral.

Según las encuestadoras Delphos y Datanálisis, la oposición podría ganar entre 13 y 18 gobernaciones, dependiendo de la abstención. Sería un mazazo para Nicolás Maduro y su modelo de país. Para la MUD es la primera oportunidad desde las parlamentarias del 2015 de demostrar que siguen siendo mayoría.

«No se trata de unos gobernadores ni de partidos, sino de vencer a Maduro. Es una jornada histórica, reinicio de una etapa de presión que continuará contra la dictadura», proclamó el diputado Freddy Guevara.

Ante la mudanza de 276 centros en 16 estados, la MUD organizó el transporte con autobuses y voluntarios para ayudar a los votantes afectados. Según la alianza antichavista, ese cambio se conoce como «la técnica del 'ratón loco', utilizada por el Gobierno de Nicaragua para desconcertar a los votantes opositores» y afecta a centros donde el 80% de los electores votaron a la oposición en las legislativas de 2015, en las que la MUD arrasó al ganar 112 de 167 diputados.

Carlos Ocariz, candidato opositor a la gobernación de Miranda tras la inhabilitación del actual mandatario regional de Henrique Capriles, afirmó: «Como no quieren que votemos, con más razón votamos. Nos han subestimado».

Fotos

Vídeos