La Unión se lame las heridas ante su 'viaje a Jamaica'

El 'superministro' Schäuble se perfila como presidente de un agitado Bundestag

J. C. BARRENA BERLÍN.

Los conservadores alemanes iniciaron ayer su largo 'viaje a Jamaica' con la constitución del grupo parlamentario de los cristianodemócratas (CDU) y socialcristianos bávaros (CSU) y el comienzo de las complicadas conversaciones entre sus líderes, la canciller federal, Angela Merkel, y el primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, que deberán consensuar posiciones y limar asperezas antes de iniciar los sondeos con sus socios potenciales de coalición, el Partido Liberal (FDP) y Los Verdes. Los colores de las tres fuerzas parlamentarias coinciden con los del país antillano.

Pese a las tensiones entre las formaciones hermanas por los decepcionantes resultados en las legislativas y la presión de la CSU a Merkel y la CDU para que cedan en las exigencias de los primeros para una más dura política de asilo y de seguridad, Seehofer señaló al término de la reunión que «el ambiente en común es muy bueno» y no es necesaria una «cita para reconciliarse».

Antes de la reunión en Berlín había denunciado había exigido que los conservadores dejen claro al electorado que «hemos entendido» su voto de protesta. Como si cargara toda la culpa sobre los hombros de la CDU. Pero también Seehofer se encuentra bajo presión después de que la CSU perdiera en las legislativas del domingo su hegemonía en Baviera. Varios diputados regionales y dirigentes de importantes circunscripciones bávaras pidieron este martes su dimisión. «Creo que necesitamos otro cabeza de lista para las elecciones regionales», señaló el influyente diputado de la CSU Alexander König con vistas a las legislativas bávaras dentro de un año. «Como presidente del partido Horst Seehofer es responsable personalmente de los histórticamente catastróficos resultados de la CSU en las elecciones al Bundestag», señalaron dirigentes socialcristianos de la comarca de Franconia. Primer ministro de Baviera desde 2008 y presidente del partido, Seehofer había prometido abandonar este mismo año uno de sus dos cargos, pero no ha cumplido e incluso estudia presentarse en los comicios bávaros de 2018.

En lo que si hubo conseso entre cristianodemócratas y socialcristianos bávaros fue en la reelección de Volker Kauder como jefe del grupo parlamentario conjunto. Varios destacados conservadores, como el eurocomisario de Presupuestos, Günther Oettinger, propusieron además que el hasta ahora ministro federal de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se convierta en el próximo presidente del Bundestag.

Fotos

Vídeos