Luz verde a la Fiscalía contra el fraude

Combatirá los delitos contra el presupuesto de la UE y el fraude del IVA, y se prevé que también abarque el terrorismo transfronterizo

E. C.

Los países comunitarios dieron ayer el visto bueno a la creación de la Fiscalía Europea contra el Fraude, que perseguirá los delitos contra los intereses financieros de la Unión Europea. El proyecto, que se negociaba desde hace cuatro años, saldrá adelante con la participación de España y otros 19 países, a los que se podrán sumar en el futuro Holanda, Polonia, Hungría, Irlanda, Dinamarca, Suecia y Malta.

El Reino Unido, que nunca lo vio con buenos ojos, será el único que sin duda no formará parte de la iniciativa, por su futura salida de la UE. Los comisarios de Presupuesto, Günther Oettinger, y de Justicia, Vera Jourová, valoraron el acuerdo alcanzado ayer en el Consejo de ministros de Justicia de la UE e indicaron que la participación de veinte países «permitirá tener un organismo sólido, independiente y eficaz para combatir la delincuencia trasnacional contra el presupuesto de la UE y el fraude del IVA».

Según ambos comisarios, la Fiscalía, que confían esté plenamente operativa a finales de 2020, facilitará que los responsables de los delitos comparezcan antes ante la Justicia y permitirá recuperar una mayor cantidad de dinero defraudado.

La Comisión Europea adelantó, además, que tiene previsto presentar en 2018 «los próximos pasos con vistas a una posible ampliación de las tareas de la Fiscalía Europea para que abarquen también los delitos de terrorismo transfronterizo».

Se trata de un objetivo que ya avanzó el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, en su discurso sobre el estado de la Unión el pasado septiembre y por el que también aboga el presidente francés, Emmanuel Macron. Fuentes diplomáticas explicaron que la ampliación de las funciones de ese organismo para cubrir también los delitos de terrorismo es «una perspectiva política» y que el objetivo del presidente francés es que la idea comience a ser debatida ahora en la UE.

Se espera que la Fiscalía, que tendrá su sede en Luxemburgo, esté operativa en 2020, y con ese fin la Comisión se ha comprometido a «dotarla de los recursos necesarios». La nueva entidad, presidida por un fiscal jefe aún sin designar, velará por disuadir el fraude, mejorar el enjuiciamiento y la sanción de los delitos contra el presupuesto europeo y facilitar la recuperación de los fondos europeos mal utilizados.

La Fiscalía cuenta con el visto bueno del Parlamento Europeo. Según la Comisión Europea, cada año los Estados dejan de recaudar al menos 50.000 millones de euros de ingresos del IVA debido al fraude transfronterizo.

La futura Fiscalía pretende suplir las carencias de las fiscalías nacionales, que cuentan con medios limitados para luchar contra la delincuencia trasnacional. En el futuro se realizarán investigaciones más rápidas de un punto a otro de Europa y se podrá intercambiar información en tiempo real.

Fotos

Vídeos