Los 'ultras' alemanes debaten sobre su futuro en medio de grandes protestas

La Policía utiliza cañones de agua en los incidentes durante el congreso del AfD, en Hannover. reuters/  F. B. /
La Policía utiliza cañones de agua en los incidentes durante el congreso del AfD, en Hannover. reuters / F. B. /

Batalla campal en la ciudad de Hannover entre detractores de la AfD y agentes de la policía antidisturbios

R. C.

berlín. La jornada inaugural del congreso que la ultraderechista Alternatica para Alemania celebra en la ciudad de Hannover dio origen ayer a una batalla campal entre miles de personas que se habían concentrado para increpar a los delegados y la Policía apostada en el exterior de la sede del congreso. En la reunión, este partido xenófobo, antieuropeo y con elementos neonazis debate sobre su futuro y debe elegir un líder después de las destacadas bajas que sufrió a raíz de las elecciones legislativas del 24 de septiembre pasado.

Las corrientes moderada y radical se disputan el poder en el seno de la formación. Nacida en 2013, la entrada de la AfD en el Bundestag con el 12,6% de los votos del pasado 24 de septiembre fue un terremoto político en Alemania. Consiguió 92 escaños, algo nunca visto para una formación populista de estas características en Alemania desde la Segunda Guerra Mundial. El partido también está presente en 14 de los 16 parlamentos regionales.

Avalados por estos resultados, cerca de 600 delegados se reúnen este fin de seman en la ciudad de Hannover para designar a su nueva cúpula y dotarse de una hoja de ruta política hacia su objetivo de convertirse en la principal oposición al partido democristiano de Angela Merkel (CDU). Desde hace dos meses, la AfD se deleita con la dificultad de la canciller para encontrar ua fórmula que le permita formar un gobierno. Fracasó su iniciativa con liberales y verdes y ahora lo intenta con los socialdemócratas (SPD). Estos «patéticos juegos» son «buenos para nosotros» y «nos proporcionan más partidarios», celebró el actual líder de la AfD, Jörg Meuthen, en su discurso de apertura.

Rechazo social

Las posturas de la AfD y en especial su política antiinmigración provocar el rechazo de una buena parte de la sociedad germana. Por eso se temía una gran concentraciónm de detractores en la ciudad norteña. A la hora de iniciarse el congreso, ayer por la mañana, varios centenares de manifestantes intentaron bloquear el acceso a la sede y la policía los dispersó con cañones de agua. Estos primeros altercados causaron varios heridos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. Un policía resultó afectado en una mano por el impacto de una botella, y un manifestante que se encadenó a una barricada se rompió la pierna y tuvo que ser hospitalizado, según informó la policía.

Durante el día, más de 5.000 manifestantes desfilaron en el centro de Hannover para defender la política migratoria de Merkel, la cual se tradujo en la llegada de más de un millón de solicitantes de asilo desde 2015.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos