El temporal causa nueve muertos en Europa

Un árbol caído en un barrio de Berlín, uno de los cientos que fueron derribados o arrancados por el viento del temporal. :: Omer Messinger / EFE

'Xavier' barre zonas de Alemania y Polonia con sus vientos huracanados y arranca árboles que se convierten en proyectiles

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Carreteras cortadas y ferrocarriles paralizados, andamios hundidos, tejados arrancados de cuajo y miles de árboles abatidos ha dejado a su paso por el norte de Alemania y Polonia la tormenta huracanada 'Xavier'. En Alemania causó daños relevantes a su paso por Hamburgo y Berlín la tarde-noche del jueves, para ya adentrase en Polonia en la madrugada del viernes. Al menos nueve personas, siete en Alemania y dos en Polonia, han fallecido como consecuencia de la tormenta. El fuerte viento con velocidades superiores a los 135 kilómetros por hora abatió árboles centenarios, como en el guillermino barrio residencial berlinés de Lichterfelde, donde numerosas calles quedaron cortadas por árboles caídos y varios edificios dañados por sus troncos y ramas. Los bomberos se vieron desbordados y no pudieron liberar muchas calles hasta primeras horas del viernes.

Tan solo en el barrio de Mitte, el corazón histórico de Berlín, las autoridades locales contabilizaron más de 300 árboles caídos, la mayoría de gran tamaño. En Berlín y Brandeburgo los bomberos realizaron más de 5.000 salidas y los responsables de protección civil llegaron a declarar el estado de emergencia en la capital, con la paralización de todos los transportes públicos hasta entrada la noche ante el peligro de que pudieran ser golpeados por algún árbol u otro gran objeto peligroso arrancado por el viento.

Todos los fallecidos en Alemania por el temporal fueron alcanzados por árboles cuando viajaban en sus vehículos o caminaban por la calle. Como Silke Tempel, directora de la revista 'Internationale Politik', que murió cuando regresaba a casa tras asistir a un acto con el ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel. El tabloide 'Bild' señala que la politóloga se bajó de su coche al ver que la calle por la que circulaba estaba cortada por varios árboles caídos cuando otro se le desplomó encima. Cerca de Schwerin, capital de Mecklemburgo-Antepomerania (ya fronterizo con Polonia), un camionero falleció en el acto cuando un árbol aplastó la cabina de su vehículo. Otros cinco conductores alemanes en Gransee, Berlín y Hamburgo resultaron mortalmente alcanzados por árboles caídos cuando circulaban en sus respectivos vehículos. La séptima víctima es un hombre de 72 años que fue aplastado por otro árbol cuando retiraba del suelo ramas arrancadas por el viento. En Polonia un hombre de 67 años falleció al desplomarse el tejado de su casa, al que había subido para asegurarlo en pleno temporal. El otro fallecido en ese país es una mujer que resultó igualmente alcanzado por un árbol arrancado por el viento cuando caminaba por la calle.

Sin tren

'Xavier' cortó además las comunicaciones ferroviarias en el norte de Alemania, dejando incomunicadas por tren Hamburgo, Berlín, Bremen, Kiel y Hannover hasta bien entrado el viernes. Un portavoz de los ferrocarriles alemanes Deutsche Bahn reconoció que ayer continuaban sin funcionar líneas relevantes como Hamburgo-Berlín o Berlín Hannover y reconoció que «en la noche no se pudieron reparar todas las catenarias caidas y las infraestructuras afectadas». Dos convoyes del tren urbano de Berlín fueron alcanzados por árboles en su caída y quedaron paralizados, siendo necesaria la evacuación del pasaje y en el trayecto Berlín-Hamburgo dos trenes de pasajeros quedaron aislados con árboles que cortaban la vía en ambos sentidos. Cientos de personas en tránsito por Berlín tuvieron que pernoctar en hoteles y pensiones ante la total paralización del tráfico ferroviario. El paso de la tormenta afectó igualmente al tráfico aéreo en los aeropuertos berlineses de Tegel y Schönefeld, donde se suspendieron varios vuelos. Los servicios de meteorología de Berlín señalaron que hacía diez años que la capital no sufría daños tan fuertes. En 2007 el huracán 'Kyrill' arrasó también el centro de Europa provocando cuantiosos daños materiales, pero sin causar víctimas mortales.

Fotos

Vídeos