Sturgeon advierte de una «doble desventaja» escocesa

I. GURRUCHAGA LONDRES.

La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, saludó el acuerdo de Bruselas como «un paso adelante», pero advirtió de que si Irlanda del Norte tiene al final de la negociación un régimen especial que le permitiría no tener una frontera de la unión aduanera y Londres no lo extiende a otras regiones de Reino Unido, Escocia sufriría «una desventaja económica».

La líder independentista es partidaria de que, «a falta de la mejor opción, que es la permanencia en la Unión Europea», el Gobierno británico gu.íe al país a un 'brexit' en el que Reino Unido permanezca en el mercado común y la unión aduanera, aunque ambas opciones han sido descartadas por Theresa May. Sturgeon ha propuesto incluso un complejo sistema por el que Escocia se uniría a Noruega y otros países en la Asociación Europea de Libre Comercio.

La promesa de Londres de que habrá alineamiento en las regulaciones entre Irlanda del Norte y la República del sur crearía una región británica muy próxima a Escocia con más atractivos para captar inversiones que buscan el acceso sin trabas al mercado común. Sturgeon puntualizó en el comunicado que publicó ayer que respalda las medidas para proteger el Acuerdo de Viernes Santo y la prosperidad de Irlanda.

Competencias

Este riesgo de divergencia entre regiones británicas llega en un momento en el que el Gobierno de Theresa May negocia con Escocia y Gales qué competencias ejercidas ahora por Bruselas (agricultura, pesca, medio ambiente, entre otras) serán transferidas directamente a las regiones o se mantendrán retenidas por Londres, y cuál será el marco común.

La Ley de la Marcha de la UE, que se tramita ahora en el Parlamento de Westminster, contempla que Londres recibirá todas las competencias en manos ahora de Bruselas. El ministro para Escocia, David Mundell, ha prometido enmendar la ley, que el Parlamento de Edimburgo podría bloquear si no hay cambios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos