El soberanismo gobernará Córcega con mayoría absoluta

Los candidatos de Pé a Corsica, Gilles Simeoni y Jean-Guy Talamoni, celebran la victoria. :: PASCAL POCHARD-CASABIANCA / afp
/
Los candidatos de Pé a Corsica, Gilles Simeoni y Jean-Guy Talamoni, celebran la victoria. :: PASCAL POCHARD-CASABIANCA / afp

El triunfo electoral de la coalición en el poder insular refuerza su objetivo de conseguir un estatuto de autonomía real

FERNANDO ITURRIBARRÍA PARÍS.

El soberanismo gobernará Córcega con mayoría absoluta. La coalición de autonomistas e independentistas en el poder insular desde hace dos años arrasó ayer en la segunda vuelta de las elecciones territoriales. La lista Pé a Corsica amplificó su aplastante victoria del domingo precedente, cuando había cosechado el 45,3% de los votos, y acaparó esta vez el 56,9% según las primeras estimaciones. El mejor resultado logrado en la historia por una fuerza política en la isla mediterránea concede a los ganadores 42 de los 63 escaños en la nueva Colectividad Territorial Única que nacerá el 1 de enero próximo.

La lista del autonomista Gilles Simeoni y del independentista Jean-Guy Talamoni, presidentes respectivamente del Gobierno y la Asamblea insulares, sacó casi 40 puntos a sus más inmediatos seguidores que fueron los representantes de la derecha regionalista (17,5%). Los conservadores centralistas y el partido en el poder en París, las otras dos candidaturas en liza, quedaron igualadas con cerca del 13% de las papeletas.

La coalición soberanista, que hasta ahora gobernaba con mayoría relativa, se benefició también del trasvase de votos procedentes de la lista de los independentistas radicales de Core in Fronte, que obtuvo el 6,69% en la primera vuelta y quedó eliminada. El líder del partido U Rinnovu Paul-Felix Benedetti, que encabezaba el listado, declinó negociar un acercamiento con Pè a Corsica en la segunda vuelta y declinó impartir consignas de voto a sus simpatizantes, partidarios de lograr la independencia a corto plazo. Pero anunció que votaría a título personal por la plataforma de Simeoni y Talamoni satisfecho de que el pasado domingo «los nacionalistas en su globalidad hayan obtenido la mayoría absoluta».

LAS CLAVES La lista Pé a Corsica sacó casi 40 puntos a sus más inmediatos seguidores «Somos favorables a la autonomía de Córcega, pero a una autonomía en la República Francesa»

La abstención volvió a batir récords. Si en la ronda previa ya había marcado un hito al subir hasta el 47,83%, esta vez el absentismo en las urnas volvió a crecer y rondó el 48,3% del censo. Casi la mitad de los corsos no se desplazó a los colegios electorales en una jornada con mal tiempo ante el convencimiento de que la suerte estaba echada.

El éxito electoral refuerza la pretensión soberanista de obligar a París a abrir una negociación política sobre su programa de gobierno, que no incluye la obtención inmediata de la independencia. Su reivindicación central es la consecución de un estatuto de autonomía real en el plazo de tres años y su pleno desarrollo efectivo en el horizonte de diez años. Pero esperan avances rápidos en tres capítulos presentados como prioritarios: la cooficialidad de la lengua corsa, un estatuto específico de residente para acceder a la vivienda y el empleo y la amnistía para los presos políticos. El Gobierno central se ha mantenido en una prudente expectativa hasta la culminación del proceso electoral. «Somos favorables a la autonomía de Córcega, pero a la autonomía de Córcega en la República Francesa», declaró en el Parlamento el ministro del Interior, Gérard Collomb, en plena crisis catalana. En abril, antes de acceder al Elíseo, Macron había ido más lejos al plantear que «si aparece que el marco actual no permite a Córcega desarrollar sus potencialidades podremos contemplar una revisión de la Constitución».

El presidente francés es reacio a conceder rango oficial a la lengua corsa. Pero su postura es más abierta en el asunto de los presos cuando la isla ya lleva tres años sin violencia política. El Ministerio de Justicia estudia caso a caso las demandas de traslado de los siete reclusos que siguen encarcelados en el continente. Cuatro son preventivos y deben estar a disposición de los jueces de instrucción antiterroristas de París. Los otros tres están condenados a cadena perpetua revisable por el asesinato del prefecto Claude Erignac hace veinte años y están catalogados como DPS (detenidos particularmente señalados) por su peligrosidad, lo que impide su repatriación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos