Seis heridos de bala en un ataque racista en Italia

Servicios de emergencia atienden a uno de los heridos antes de trasladarlo en la ambulancia. A la derecha, Luca Traini. :: efe y afp/
Servicios de emergencia atienden a uno de los heridos antes de trasladarlo en la ambulancia. A la derecha, Luca Traini. :: efe y afp

El agresor, un cabeza rapada que fue en unas municipales con la Liga Norte, disparó desde su vehículo a varios hombres de raza negra

E. G.

Seis extranjeros de raza negra resultaron ayer heridos al ser tiroteados desde un coche en la ciudad italiana de Macerata, en el centro del país, por un joven de extrema derecha que fue posteriormente detenido. El suceso tuvo lugar a mediodía, y las víctimas fueron heridas en distintos puntos del tranquilo municipio. Según las fuerzas de seguridad, uno de los heridos tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica.

El agresor fue detenido en la céntrica plaza de la Victoria. Algunos testigos afirmaron que se encontraba a los pies del monumento a los caídos, envuelto en una bandera italiana, y que realizaba el saludo fascista y gritaba «viva Italia» cuando fue arrestado. Los agentes, que encontraron una pistola en el interior de su vehículo, lo identificaron como Luca Traini, un cabeza rapada de 28 años que en las elecciones municipales de 2017 concurrió con la xenófoba Liga Norte por un puesto en el Ayuntamiento de Corridonia, que no logró.

El suceso provocó momentos de pánico en la población de Macerata, cuyas autoridades, mientras se detenía al agresor, invitaron a los vecinos a permanecer en sus casas o a buscar refugio y evitar los espacios abiertos en caso de que se encontraran en la calle. El alcalde, Romano Carancini, publicó en Facebook: «Hay un hombre armado en coche que está disparando por la ciudad». Inmediatamente se detuvo el transporte público, se ordenó a los centros educativos que impidieran la salida de los niños y se solicitó a los padres que no acudieran a buscarles hasta nueva orden.

Posible 'vendetta'

En medio de la investigación policial, los medios locales apuntaban como principal hipótesis que el ataque estuviese relacionado con el reciente asesinato de una joven en ese municipio, por el que fue arrestado un nigeriano de 29 años que vive en la zona. Se trata del caso de Pamela Mastropietro, cuyo cadáver ha sido hallado esta semana desmembrado e introducido en dos maletas, y que ha conmocionado a Italia.

El tiroteo protagonizado por Luca Traini ha suscitado un intenso debate en un país que se prepara para las elecciones generales del 4 de marzo. El primer ministro, Paolo Gentiloni -miembro del Partido Democrático, cuya sede en Macerata también recibió algún disparo-, condenó los hechos y apuntó que «el odio y la violencia no lograrán dividir» a la sociedad. «Los delitos crueles y los comportamientos criminales serán perseguidos y castigados. Esta es la ley, esto es el Estado», adujo, y llamó a las fuerzas políticas a detener «la espiral de violencia».

Pietro Grasso, expresidente del Senado y candidato de la izquierdista Libres e Iguales, culpó de «la espiral de odio» al líder de la Liga Norte Matteo Salvini, por «instrumentalizar los sucesos y las tragedias con fines electorales», dada su costumbre de arremeter contra los inmigrantes en las redes sociales publicando noticias de crímenes presuntamente cometidos por personas de otras nacionalidades.

Salvini, aliado del ex primer ministro Silvio Berlusconi en una coalición de derechas, dijo a los medios que «todo aquel que dispara es un delincuente», pero subrayó que «es claro y evidente que una inmigración fuera de control, una invasión organizada, deriva en el desencuentro social».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos