Putin rechaza tratar en su cumbre con Trump el asunto de la anexión de Crimea

RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ.

Por si no estuviera lo suficientemente claro, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, reiteró ayer lo que Vladímir Putin viene repitiendo desde hace más de cuatro años, que la pertenencia de Crimea a Rusia es algo fuera de toda discusión posible. «El presidente ha explicado muchas veces que Crimea no está ni estará nunca en la agenda» de ninguna negociación de ámbito internacional, declaró Peskov ante los periodistas. Según sus palabras, la península, que la ONU sigue considerando parte de Ucrania, es para Moscú «parte inalienable de Rusia».

De esta contundente manera dio ayer carpetazo el jefe de prensa de la Presidencia a las especulaciones sobre una supuesta negociación en relación con Crimea en el marco de la cumbre que Putin y su homólogo estadounidense, Donald Trump, celebrarán el próximo día 16 en Helsinki, la capital de Finlandia. Peskov explicó que «sobre todas las demás cuestiones, Rusia está abierta al diálogo».

A la pregunta sobre si Estados Unidos podría terminar reconociendo la soberanía rusa sobre Crimea, Trump respondió el viernes que «ya veremos». Interrogado también sobre un posible levantamiento de sanciones a Rusia, aplicadas por anexionarse la península y otros muchos motivos, el jefe de la Casa Blanca dijo que «habrá que esperar a ver qué hacen ellos».

Putin utilizó en febrero de 2014 fuerzas de la flota del Mar Negro desplegadas en Sebastopol y otras enviadas desde Rusia para neutralizar a las unidades del Ejército ucraniano en Crimea, reemplazar a las autoridades locales y forzar la celebración de un referéndum favorable a la incorporación a Rusia del estratégico enclave. Aquella consulta, celebrada sin garantías democráticas a juicio de la mayor parte de la comunidad internacional, sirvió, según Moscú, como soporte legal a la anexión. El Kremlin sostiene que la votación fue libre y democrática.

Después de varias semanas de contactos entre Washington y Moscú, la semana pasada ambas partes decidieron convocar una cumbre bilateral a celebrarse en Helsinki. Los dos jefes de Estado ya se vieron el año pasado, en la reunión del G-20 en Hamburgo y en el foro de la APEC en Danang (Vietnam).

Los temas que probablemente se traten en el encuentro de la capital finlandesa podrían ser Ucrania, Siria, la presunta injerencia de Rusia en las elecciones en Estados Unidos y el programa nuclear iraní, entre otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos