May propone prolongar la unión aduanera

El distrito financiero de Londres, especialmente afectado por la prevista salida de Reino Unido de la Unión Europea. :: ANDY RAIN / efe/
El distrito financiero de Londres, especialmente afectado por la prevista salida de Reino Unido de la Unión Europea. :: ANDY RAIN / efe

Londres emplaza a la UE a crear una 'frontera invisible', sin instalaciones físicas, entre Irlanda del Norte y la República

LOURDES GÓMEZ LONDRES.

El Gobierno británico se propone desvelar hoy los 'principios' que harán innecesaria la instalación de controles aduaneros en la isla de Irlanda cuando el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE). Formarán los pilares de la 'posición negociadora' del Ejecutivo de Theresa May para evitar una frontera física sobre la brecha que abrirá el 'Brexit', con Irlanda del Norte fuera de la UE y la República dentro. La primera ministra conservadora ha enlazado su 'solución' del caso especial irlandés con una serie de propuestas sobre la futura relación aduanera con la Unión, aunque el bloque de los Veintisiete quiere relegar esta cuestión a una segunda fase de las negociaciones.

De acuerdo con un avance del Ministerio del 'Brexit', Londres emplazará a Bruselas a renunciar al traslado de la frontera externa comunitaria a la división territorial creada en Irlanda 1922. Presionará en la ronda de negociaciones prevista a finales de agosto para que se prescinda de «cualquier infraestructura física y puestos fronterizos» entre las 'dos Irlandas'.

Para ello intentará colocar sobre la mesa negociadora las opciones que ayer trazó sobre el futuro régimen aduanero en el primero de una serie de documentos que publicará en los próximos días. En marzo de 2019, cuando oficialmente expira el proceso de salida, el Gobierno británico aspira a entrar en un «periodo provisional», de «cercana asociación» con la UE y sin cambio en los aranceles o el papeleo necesario en el comercio de bienes con los socios de la unión aduanera.

EUROPA RESPONDE «Estar dentro y fuera de la unión aduanera y las fronteras invisibles son una fantasía»

A nivel permanente el documento plantea dos opciones que la oposición laborista y el coordinador del 'Brexit' del Parlamento Europeo ya han tachado de irrisorias. «Estas descabelladas y contradictorias propuestas no aportan ninguna guía para los negociadores ni certidumbre para el empresariado», criticó Keir Starmer, abogado de profesión y responsable laborista ('ministro en la sombre') de la salida de la UE. «Estar dentro y fuera de la unión aduanera y 'fronteras invisibles' es una fantasía», escribió el ex primer ministro belga Guy Verhofstadt en su cuenta de Twitter.

Fuentes ministeriales sostenían ayer que el Gobierno no tiene ninguna preferencia respecto a los dos planes propuestos que conducen en teoría al mismo objetivo: una frontera aduanera lo más libre y sin obstáculos posibles con la UE. Irlanda se beneficiaría en ambas situaciones y recibiría además trato especial si se adopta la opción de un acuerdo «sumamente simplificado» sustentado en la tecnología y el Sistema Común de Tránsito Aduanero. De aprobarse este escenario, Londres propone un régimen de «continuas exenciones» en la presentación de documentos de entrada y salida de bienes, la creación de «comerciantes fidedignos» entre los grandes exportadores y la eliminación del papeleo para las pymes que comercian en la dividida isla esmeralda.

El documento rechazará la «idea de una frontera en el mar de Irlanda» -en los puertos y aeródromos de toda la isla- en tanto que «no es viable desde el plano económico o constitucional». «Debemos evitar cualquier enfoque que cree nuevas barreras a la hora de hacer negocios dentro de Reino Unido, incluida entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña», se resalta entre las 14 páginas publicadas ayer.

El Gobierno irlandés agradeció el esfuerzo del Ejecutivo May por aportar «más claridad» a su postura negociadora pero se reservó su respuesta hasta el análisis en profundidad de la propuesta.

Más

Fotos

Vídeos