La OTAN y la UE estrechan lazos

Tillerson se reúne con los cancilleres europeos antes de la cumbre de la Alianza Atlántica para ratificar su cooperación

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL

bruselas. Que la Unión Europea y la actual administración estadounidense no tienen el mejor de los 'feelings' es algo tan obvio como el hecho de que ambos bloques han decidido darse una tregua y convivir de la mejor manera posible dentro de la discrepancia que genera la actuación de Donald Trump. Su llegada fue caótica para las relaciones con Europa pero ahora, todo fluye sin mayores contratiempos. La UE ha conseguido ser respetada por Trump y se ve, por ejemplo, en hechos como el de ayer, en cómo el secretario de Estado estadounidense celebró una minicumbre con los 28 ministros de Exteriores de la UE antes de participar en la reunión de la OTAN que termina hoy. Un Tillerson, por cierto, que parece tener los días contados en el cargo.

De momento, sigue. Hasta cuándo, esa ya es otra historia. Lo que sí parece claro es que bastantes problemas internos tiene como para buscarlos con la UE, a la que ayer elogió y tendió la mano para seguir colaborando a nivel internacional como líderes del mundo libre.

«Nuestra asociación, como todos saben, es duradera, basada en valores y objetivos compartidos en cuanto a seguridad y prosperidad a ambos lados del Atlántico», zanjó. A su lado, Federica Mogherini, la jefa de la diplomacia comunitaria, asentía. En esto, en el tema de los «valores compartidos», no hay discusión. Si lo hay en grandes asuntos, como el caso del conflicto palestino o en el tema iraní, donde Mogherini advirtió de que el acuerdo nuclear es vital e innegociable para la UE.

Lealtad con el Artículo V

Ya por la tarde, en la OTAN, Tillerson ratificó el «compromiso» de EE UU con el famoso Artículo V de la organización, que recoge la cláusula de defensa colectiva: el uno para todos y todos para uno. Así lo aseguró en una breve declaración a su llegada, en la que también defendió una mayor cooperación entre la UE y la OTAN. Qué lejos parecen quedar esos días en los que la Administración Trump sólo se dedicaba a tirar de las orejas a sus socios europeos por no gastar en defensa tanto como a ellos les gustaría. Ojo, lo siguen pensando, pero al menos ya no hay chorreos públicos.

A última hora de la tarde comparecieron Mogherini y el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, para anunciar un nuevo paquete de 32 medidas destinadas a reforzar su cooperación en áreas ya acordadas en 2016 como la ciberseguridad, las amenazas híbridas o la seguridad marítima, y ampliarla a otras nuevas como la lucha contra el terrorismo, la movilidad militar o la promoción del papel de la mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos