Merkel y SPD se dan tiempo para su matrimonio de conveniencia

Merkel charla con su compañera de partido Julia Kloeckner. :: afp/
Merkel charla con su compañera de partido Julia Kloeckner. :: afp

La canciller conservadora urge la formación de un gobierno estable en Alemania pero no se espera un acuerdo antes de final de año

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Con la resignación propia de quienes se casan por obligación y no por amor las dos grandes formaciones alemanas expresaron este lunes su voluntad de iniciar esta semana conversaciones para tratar de reeditar la 'GroKo' ('grosse koalition' o 'gran coalición') gobernante tras el fracaso de los contactos entre conservadores (CDU/CSU), liberales y verdes para formar un ejecutivo conjunto.

Serán conversaciones «serias, comprometidas y honestas», aseguró ayer la canciller y líder de los conservadores, la canciller Angela Merkel, tras una reunión de la ejecutiva de su partido. El presidente del SPD, Martin Schulz, confirmó que los socialdemócratas se avienen a negociar, aunque advirtió tras reunirse con la cúpula del partido de que «no ha desaparecido ninguna opción de la mesa», incluidas unas nuevas elecciones.

Merkel y Schulz aceptaron asi de manera formal la invitación del presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, para celebrar su primer encuentro en el mismísimo despacho del jefe del Estado el jueves próximo. Una cita a la que acudirá también el presidente de la CSU y primer ministro de Baviera, Horst Seehofer.

Será un encuentro entre viejos conocidos, ya que el socialdemócrata Steinmeier fue titular de Exteriores en el gabinete de Merkel hasta el pasado marzo, cuando la Asamblea Federal lo eligió como duodécimo presidente de Alemania. Y, aunque Schulz no ha formado nunca parte del Ejecutivo germano, conoce personalmente a la canciller, con la que celebró numerosos encuentros cuando era presidente del Parlamento Europeo.

Alternativas no deseadas

Angela Merkel desea negociar rápidamente con los socialdemócratas -con quienes aún gobierna en funciones- para alcanzar un ejecutivo estable y poder resolver, no solo los problemas del país, sino también retos internacionales como la reforma de la Unión Europea a la que urgen la Comisión y el presidente francés, Emmanuel Macron, además de abordar conflictos como el de Oriente Próximo o las relaciones con Rusia y problemas como la política imprevisible del presidente estadounidense, Donald Trump. La canciller subrayó que no habrá oferta a los socialdemócratas antes de los contactos preliminares entre ambas formaciones y señaló que la base de las conversaciones serán los respectivos programas electorales.

Merkel reconoció que no espera reactivar las fallidas negociaciones con los liberales (FDP) y los verdes ante la intransigencia del FDP, expresó de nuevo su rechazo a un adelanto electoral y comentó su aversión a un gobierno de minoría, si bien círculos conservadores señalaron que si no queda otro remedio prefiere esta última opción bajo tolerancia socialdemócrata antes que llamar de nuevo a los ciudadanos a las urnas.

El propio Schulz consideró al final que de las conversaciones entre CDU/CSU y SPD «podría surgir una constelación desconocida hasta ahora en Alemania» y recordó que lo que decida la comisión negociadora socialdemócrata deberá ser sancionado después por la bases del partido en una consulta. Una encuesta del instituto demoscópico Forsa publicada ayer revela que los afiliados del SPD prefieren tolerar un gobierno de minoría de conservadores y verdes que reeditar la gran coalición. Martin Schulz dio además por sentado que, tras la cita con Steinmeier, habrá más encuentros con Merkel y Seehofer sin otros interlocutores de sus respectivos partidos.

En todo caso las negociaciones entre conservadores y socialdemócratas van para largo y se prolongarán con seguridad en el nuevo año. Ambas formaciones no se sentarán a discutir al detalle hasta después del congreso federal del SPD del 7 al 9 de diciembre, comentó el vicepresidente de la CDU, Armin Laschet, quien no quiso comprometerse a asegurar que las negociaciones comenzarían antes de Navidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos