Merkel quita hierro al revés en Baja Sajonia

La canciller Angela Merkel y Bernd Althusmann, el candidato de la CDU en la Baja Sajonia, derrotado el domingo. :: Fabrizio Bensch / afp/
La canciller Angela Merkel y Bernd Althusmann, el candidato de la CDU en la Baja Sajonia, derrotado el domingo. :: Fabrizio Bensch / afp

La canciller, en plena negociación para formar gobierno, muestra su fortaleza tras la derrota sufrida por la CDU en las elecciones regionales

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

La canciller alemana y líder de los conservadores, Angela Merkel, no considera la postura de su partido debilitada con vistas a los primeros contactos para la formación de una nueva coalición de gobierno en Berlín tras su fracaso en los comicios legislativos del Estado de Baja Sajonia. «Acudiremos a las conversaciones de sondeo con la seguridad que da ser la primera fuerza», dijo Merkel ayer tras analizar el resultado electoral en el norteño Estado germano, donde la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside fue claramente superada por el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD).

«El resultado de las elecciones en Baja Sajonia no supone que nos veamos debilitados. Acudiré muy segura de mi misma a los sondeos acompañada por mis amigos de la CDU y la CSU», dijo Merkel, en referencia también a sus hermanos de la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera.

En estos comicios, en los que los conservadores tuvieron -con el 33,6 % de los votos y 2,4 puntos menos que en las anteriores elecciones- su peor resultado en Baja Sajonia desde 1959, «los temas regionales jugaron un papel importante», declaró Merkel, quien recordó que su encargo de formar gobierno es a nivel federal. Merkel y su equipo tienen previsto celebrar reuniones, por separado mañana y todos juntos el viernes, con altos representantes del Partido Liberal (FDP) y Los Verdes para estudiar si hay vías de entendimiento para negociar una coalición.

El fracaso en Baja Sajonia y el pobre resultado en las recientes elecciones generales en Alemania alimentan la protesta del ala más derechista de la Unión, socialcristianos bávaros incluidos, al igual que el bandazo a la derecha registrado en Austria tras el triunfo del Partido Popular y el éxito de los populistas de extrema derecha, que podrían gobernar juntos en coalición. También el ala más izquierdista de Los Verdes pone pegas a gobernar de la mano de conservadores y liberales y plantea exigencias casi utópicas para las negociaciones con conservadores y liberales.

Esas tendencias en las filas de conservadores y ecologistas podrían complicar los contactos y posteriores negociaciones si los sondeos al más alto nivel entre los partidos interesados cuajan. Merkel reconoció que el triunfo del SPD en Baja Sajonia se debe «a la satisfacción de los ciudadanos con la política regional» y el primer ministro socialdemócrata, Stephan Weil, que no podrá seguir gobernando solo con Los Verdes como hasta ahora y deberá buscar igualmente nuevos socios de coalición.

Contenidos políticos

La canciller señaló sobre los inminentes primeros contactos con liberales y verdes, que tendrán lugar «bajo la premisa de que se trata de un mandato para llevar adelante un proyecto» y subrayó que personalmente quiere debatir con sus posibles socios para los próximos cuatros años sobre las necesidades de Alemania, la oferta de soluciones a problemas que puede aportar un buen gobierno.

Tras señalar que las negociaciones durarán muchas semanas, comentó que «no se tratará de un programa para conocerse», sino de acordar contenidos políticos. Entre los temas centrales de las conversaciones citó el mantenimiento sostenible de los sistemas de prestaciones sociales, el reto de la digitalización también en materia económica y laboral y la equiparación de las condiciones de vida en toda Alemania. La familia, la seguridad interior, la integración y la inmigración controlada de mano de obra especializada serán igualmente objeto de discusión entre las delegaciones de las tres formaciones esta semana.

Más

Fotos

Vídeos