La UE mantiene el pulso con Washington y apoya a Palestina

ADOLFO LORENTE

bruselas. La semana pasada fue una potencial guerra de divisas. Este lunes le tocó el turno al capítulo comercial y ayer el elemento de fricción fue Palestina. Sigue la guerra soterrada y de baja intensidad entre la Unión Europea y los Estados Unidos liderado por Donald Trump. No es un enfrentamiento directo a pecho descubierto, sino una suerte de combate condenado a dirimirse a los puntos con golpes esporádicos que tienen más de simbólico que de letal. Sigue el lío. Ayer fue uno de esos días. El club por medio de la jefa de la diplomacia, Federica Mogherini, anunció con cierto relumbrón otros 42,5 millones de ayuda a los palestinos que llegan, casualmente, después de que Washington haya puesto fecha al traslado a Jerusalén de su embajada en Israel o haya amenazado con reducir la contribución de su país a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

«Estoy muy satisfecha», se felicitó Mogherini en una comparecencia conjunta con la ministra de Exteriores noruega, Ine Eriksen Soreid, que supuso el pistoletazo de salida de la conferencia de donantes para Palestina celebrada en Bruselas. Según informaron fuentes comunitarias, la ayuda se divide en dos bloques. Por un lado, 14,9 millones para actuaciones en Jerusalén Este que contribuyan a «preservar el carácter palestino de la ciudad, paliar la pobreza y el preocupante deterioro socioeconómico preocupante». Y por el otro, 27,6 millones que se destinarán a la construcción de un futuro Estado palestino «democrático y que rinda cuentas» a través de reformas en diferentes ámbitos, como sociales, fiscales, económicos o administrativos.

En este sentido, la italiana aprovechó la ocasión para recordar que la UE, como institución, y los Estados miembros, en particular, «somos el principal donante de Palestina» y que esta nueva ayuda se suma a los 107 millones canalizados a través de la UNRWA en 2017. No solo eso. Los Veintiocho también han aportado otros 158,1 millones de ayuda directa a la Autoridad Palestina y 18 millones más para inversiones productivas en los territorios palestinos.

La ayuda total de la UE a Palestina se elevó a casi 359 millones. Ya en un plano mucho más político, Mogherini sostuvo con firmeza la postura que históricamente viene defendiendo el club comunitario en torno a este conflicto. «La base y objetivo de nuestra implicación es y sigue siendo la solución de dos Estados, con Jerusalén como capital de ambos. Esta posición se basa en los acuerdos de Oslo y en las leyes internacionales, en particular, en las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de la ONU», zanjó con tono muy serio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos