Macron y Merkel apuestan por un gobierno alemán estable para refundar la UE

El presidente francés, Emmanuel Macron, recibe a la canciller alemana, Angela Merkel, en el palacio del Elíseo. :: LUDOVIC MARIN / afp/
El presidente francés, Emmanuel Macron, recibe a la canciller alemana, Angela Merkel, en el palacio del Elíseo. :: LUDOVIC MARIN / afp

Los dos mandatarios escenifican su ambición europea en vísperas del crucial congreso del SPD para reeditar la gran coalición en Berlín

FERNANDO ITURRIBARRÍA PARÍS.

Emmanuel Macron y Angela Merkel coincidieron ayer en la necesidad de una estabilidad gubernamental en Alemania como factor indispensable para la refundación de Europa preconizada por el presidente francés con el apoyo expreso de la canciller germana. Ambos mandatarios mantuvieron ayer en París una reunión de trabajo en vísperas de la votación crucial que el congreso extraordinario del SPD socialdemócrata va a efectuar mañana sobre la apertura de negociaciones para reeditar la gran coalición con los conservadores de la CDU-CSU.

«Para actuar en Europa es capital que en Alemania haya un gobierno estable», proclamó Merkel en una comparecencia conjunta con su anfitrión en el palacio del Elíseo. Por su parte, Macron subrayó que Francia «necesita» a Alemania para refundar la Unión Europea. «Nuestra ambición no puede alcanzarse sola y necesita conjugarse con la ambición alemana», apuntó el presidente francés.

En dificultades para garantizarse un cuarto mandato, Merkel se mostró confiada en el «amplio terreno de entendimiento» alcanzado en las discusiones exploratorias con los socialdemócratas sobre el compromiso europeísta. «Creo que en el congreso del SPD serán numerosos quienes actúen para que se llegue a negociaciones de coalición, pero es la decisión autónoma e independiente de los socialdemócratas en Alemania», observó esperanzada en que se produzca la 'luz verde'.

Reacio a comentar la política interior de «un país amigo y socio», Macron se limitó a constatar que «las discusiones exploratorias dibujan una verdadera ambición para el proyecto europeo». Aunque se abstuvo de hacer pronósticos sobre la suerte que correrá el preacuerdo de Merkel con el socialdemócrata Martin Schulz, enfatizó que «la canciller tiene una ambición europea, los dirigentes del SPD han manifestado una ambición europea y el texto común también la conlleva». «Todo eso no nos debe conducir a un ánimo negativo», concluyó con su proverbial optimismo.

En esa misma óptica de ver la botella medio llena, Merkel destacó que el texto del acuerdo base ofrece margen de maniobra para una reforma de la zona euro. «El documento está concebido de tal manera que nos ha dejado margen para las discusiones con Francia para encontrar una solución adecuada», valoró. «Si todo se hubiera fijado en el mínimo detalle en el documento exploratorio en Alemania no serviría de nada negociar y por eso hay ambigüedades voluntarias en él», expuso.

El presidente francés, que propone instaurar un presupuesto y un presidente de la zona euro, insistió en que «hay que construir a partir de las convergencias porque así hemos hecho siempre Europa». «Hay que ser claros sobre las finalidades que perseguimos antes que obsesionarnos con las herramientas, sobre todo con las que todavía no tenemos», argumentó antes de reiterar su apuesta por «la Europa que protege» y «con más soberanía» en asuntos como la defensa, las nuevas tecnologías o el medio ambiente.

Tratado del Elíseo

Merkel puso el acento en el refuerzo de la eurozona para prepararla para las crisis mundiales, una mayor convergencia económica, la unión bancaria y la mejor protección de las fronteras exteriores de la UE. Entre los temas en los que Francia y Alemania podrán avanzar mencionó el ejemplo de «un impuesto de sociedades común con una base impositiva común». «Semejante proyecto es urgente y supone una zona euro estable», alegó la canciller.

En la reunión de trabajo, los dos mandatarios estudiaron la reforma del tratado del Elíseo en su 55º aniversario, ya que fue firmado el 22 de enero de 1963 por el canciller Konrad Adenauer y el presidente Charles de Gaulle. Ambos dirigentes publicarán el próximo lunes una declaración común que lanzará la preparación del nuevo texto para finalizarlo a lo largo de este año. El mismo día la Asamblea Nacional francesa y el Bundestag aprobarán un manifiesto en la misma línea en una sesión común inédita.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos