Londres arresta a otro joven por el ataque de Parsons Green y rebaja el nivel de alerta

Personal de seguridad revisa las pertenencias de un joven, ayer antes del partido Chelsea-Arsenal. :: efe/
Personal de seguridad revisa las pertenencias de un joven, ayer antes del partido Chelsea-Arsenal. :: efe

La Policía británica considera que no hay riesgo de un «ataque inminente» tras la detención del segundo sospechoso, de 21 años

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

Las autoridades antiterroristas británicas redujeron ayer el nivel de alerta de 'crítico' a 'severo'. La decisión, que el Gobierno anuncia tras recibir el consejo de un ente coordinador de fuerzas de seguridad (JTAC), significa que no creen que hay riesgo de un ataque inminente, aunque lo consideran muy probable. El nivel de alerta severa se ha convertido en lo habitual desde que el Gobierno adoptó estos signos públicos, en 2006.

El nivel fue elevado a crítico en la noche del viernes, cuando habían pasado sin detenciones unas doce horas desde el atentado en la estación del metro de Parsons Green, en el sudoeste de Londres, que hirió a unas treinta personas. Todas salvo una han sido dadas de alta. No se conocen las lesiones ni la identidad de la única persona ingresada en el hospital de Westminster y Chelsea.

La alerta se redujo en la tarde de ayer y eso parece indicar que los investigadores no creen que haya individuos peligrosos huidos, vinculados a los dos detenidos. El primero, que parece el principal sospechoso de la colocación o detonación de la bomba, fue detenido el sábado por la mañana en la terminal del ferry que lleva de Dover a Calais sobre el Canal de la Mancha.

Según informó ayer a la prensa un edil del distrito de Sunbury Este donde residía el detenido, es un joven iraquí de 18 años, que llegó a Reino Unido hace tres años tras quedar huérfano de ambos padres. La Policía arrestó en la noche del sábado a un hombre de 21 años en el barrio londinense de Hounslow y, conectándolo con esta detención, registraba ayer un edificio en Stanwell. Este distrito y los de Sunbury y Hounslow están en el sudoeste de Londres y forman parte del perímetro del aeropuerto de Heathrow. El lugar del atentado, Parsons Green, está más próximo al centro geográfico de Londres. Hounslow es un distrito con una alta concentración de habitantes con orígenes en India, Pakistán, Bangladés o Sri Lanka.

La Policía tiene catorce días para mantener en comisaría a los detenidos bajo la ley antiterrorista, antes de ser puestos a disposición judicial.. Ayer, Scotland Yard no quiso confirmar la identidad del primero de los arrestados por los ataques. Es habitual que no se identifique a los detenidos hasta el momento de la acusación pública y que no se den más informaciones hasta que lleguen las vistas del juicio.

Investigación abierta

Mientras continuaba en Sunbury la pesquisa de la vivienda de Ronald y Penelope Jones, que habían albergado al joven detenido en Dover junto a otro refugiado, de 21 años, al que los vecinos describen como un joven de conducta modélica. Vecinos insistían ayer en que la Policía ha encontrado armas y explosivos en la casa y que el ahora detenido ya lo fue, y quedó después libre, hace dos semanas, tras un incidente en Parsons Green.

El portavoz de Scotland Yard, Neil Basu, afirmó ayer que «se siguen numerosas líneas de investigación y a gran velocidad», pero la reducción del nivel de alerta indicaría que no se espera la emergencia de una amplia red detrás del atentado, que pudo causar una tragedia mayúscula si el artefacto no hubiese tenido fallos en su fabricación que desembocaron en una deflagración menor.

El despliegue de seguridad añadida tras el atentado se irá reduciendo en los próximos días, según la ministra de Interior, Amber Rudd. Hay más policías armados y sin portar armas de fuego en estaciones de transporte. Las unidades militares que han reforzado este fin de semana la protección de infraestructuras regresarán a sus cuarteles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos