Una idea «alentadora» para la patronal británica

R. C. LONDRES.

La comunidad empresarial ha pedido al Ejecutivo claridad desde que la primera ministra indicó el pasado mes de enero su voluntad de desligarse de la unión aduanera -el área comunitaria libre de tarifas- como parte de su plan para el 'Brexit'. Por este motivo, la patronal británica, la CBI, calificó de «alentadora» la «unión aduanera temporal». «El reloj sigue corriendo y lo que importa ahora es dar a las empresas la confianza necesaria para seguir invirtiendo», indicó el subdirector de la CBI, Josh Hardie, según informó la cadena británica BBC.

Sin embargo, el fin de semana pasado se aventuraba una posición gubernamental más drástica. La eventual salida del país del espacio aduanero fue confirmada en un artículo escrito conjuntamente por el titular de Finanzas, Philip Hammond, y el ministro de comercio, Liam Fox.

Tras divulgarse el citado documento, la ministra principal escocesa, la independentista Nicola Surgeon, tildó la posición de Londres de «estúpida» en un mensaje colgado en su cuenta de Twitter y opinó que Reino Unido «debería comprometerse a quedarse en el mercado único y en la unión aduanera». Ante esta nueva declaración de intenciones, y en contra de la postura hecha pública por el coordinador del 'Brexit' en el Parlamento Europeo, el belga Guy Verhofstadt, que no tomó en serio esta idea, un portavoz de la Comisión Europea señaló ayer que se estudiará «detenidamente» la postura británica y aseguró que toman nota de la solicitud de Londres para que se establezca un periodo de implementación con relación a su relación comercial futura.

También recordó que, como (el negociador jefe de la UE) Michel Barnier ha dicho en varias ocasiones, «un comercio sin fricciones no es posible fuera del mercado único y la unión aduanera».

Tras las dos primeras rondas de diálogo, Barnier advirtió el pasado mes a Reino Unido de que no se iniciarán negociaciones para definir la relación comercial post 'Brexit' antes de que se hayan aclarado otras cuestiones, como los futuros derechos de los ciudadanos británicos y comunitarios, la naturaleza de la frontera irlandesa y la factura de salida que debe abonar este país.

Fotos

Vídeos