«La gente está tranquila, pero realmente conmocionada»

E. C.

«Estoy enojada. Es cobarde hacer algo como esto», lamentó una empleada de una cafetería situada en la plaza del Kiepenkerl, el lugar del atropello. Algunos testigos detallaron a los medios locales que la furgoneta atravesó la popular plaza turística a toda velocidad. Entonces se escuchó un fuerte estallido y luego gente gritando. «La policía llegó y sacó a todos de aquí», contaron en el canal alemán N24. Ayer mismo estaba prevista una manifestación a favor de la población kurda, lo que motivó que buena parte del despliegue policial destinado a la seguridad acudiera rápidamente al lugar del suceso.

«La gente está tranquila, pero realmente conmocionada», declaró Daniel Kollenberg, testigo del suceso, a la BBC, y señaló que a pesar del susto inicial y la incredulidad de que un ataque terrorista pudiese ocurrir en una localidad como Münster, desde el primer momento tuvieron la certeza de que se trataba de «un ataque deliberado, porque no está permitido que los automóviles circulen en ese área», advirtió.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, recordó ayer que el consulado en Dusseldorf presta apoyo a los españoles que lo necesiten. En su cuenta de Twitter, Dastis escribió por la tarde: «pendiente de las noticias que me llegan de #Münster tras el trágico atropello en esta ciudad alemana. Desde @CgEspDusseldorf prestamos el apoyo a los ciudadanos españoles que lo necesiten».

Además, el Ministerio de Asuntos Exteriores publicó un tuit para recordar el teléfono de emergencia del Consulado General de Dusseldorf: +49 175 8831051. Exteriores no confirmó que hubiera españoles afectados por el suceso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos