La Fiscalía danesa sostiene que el inventor torturó a la periodista sueca en el submarino

R. C. COPENHAGUE.

La Fiscalía danesa cree que el inventor Peter Madsen torturó antes de matarla a la reportera sueca Kim Wall, cuyos restos troceados han sido hallados en los últimos meses tras desaparecer en agosto en el submarino fabricado por el acusado. Así consta en el escrito difundido después de que Madsen fuese incriminado por homicidio.

El fiscal le acusa ade llevar a bordo una sierra, cuchillos, destornilladores, tiras y tubos metálicos, de atar la cabeza, brazos y piernas de Wall y de golpearla y practicarle pinchazos y cortes antes de matarla y tirarla al mar descuartizada. El modo en que murió la periodista no se conoce, pero la hipótesis más probable es decapitación o estrangulamiento. El fiscal pedirá cadena perpetua o custodia -pena prorrogable indefinidamente para reos peligrosos-, una vez que se ha determinado que Madsen no padece enfermedad mental seria.

El homicidio ocurrió tras una «planificación previa», según el fiscal, que también acusa a Madsen de trato indecente del cadáver, relaciones sexuales sin coito y dos violaciones graves de la ley sobre seguridad marítima. El Ministerio Público ha insistido en comparecencias anteriores en la afición por el sadomasoquismo de Madsen, en cuyo ordenador había vídeos de mujeres ejecutadas y torturadas, que él asegura que no son suyos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos