Extraditan al asesino de la niña alemana

El joven iraquí Alí Bashar, que había huido a su país, confiesa haber acabado con la vida de la adolescente después de una discusión

JUAN CARLOS BARRENA

berlín. Pocas extradiciones han sido tan rápidas. Un día después de ser detenido en el norte de Irak por fuerzas de seguridad de la autonomía kurda, el presunto violador y asesino de la adolescente alemana Susanna F. voló de retorno a Alemania, donde será procesado por los crímenes que se le imputan.

Las autoridades de Erbil decidieron atender de manera urgente la petición de entrega de Alí Bashar, de 20 años, a la justicia germana y facilitaron los trámites para que ayer mismo fuera trasladado desde la capital del Kurdistán iraquí en un vuelo que le condujo a Fráncfort acompañado por agentes de la Policía Federal alemana. Fuentes kurdas señalaron además que el joven, que huyó hace una semana con su familia desde Alemania al norte de Irak, ha admitido los hechos que se le imputan. «Cuando le interrogamos, admitió haber matado a la adolescente alemana», dijo el jefe de la policía de la provincia noriraquí de Dohuk, Tarik Ahmad. Alí Bashar explicó a las fuerzas de seguridad kurdas que conocía a Susanna F. y que la noche de los hechos discutieron.

«Dijo que mató a la muchacha cuando esta amenazó con llamar a la policía», señaló Ahmad en rueda de prensa, en la que comentó que el sospechoso había reconocido haber estrangulado a la menor.

Los hechos se remontan a la noche del 22 al 23 de mayo, en la que Susanna F. y Alí Bashar se encontraron en Wiesbaden. Horas después la madre de la muchacha denunciaba su desaparición. Sin embargo, su cadáver no fue encontrado escondido en un hoyo y tapado con ramas en un bosque junto a Wiesbaden hasta este miércoles, momento en el que Alí Bashar se convirtió en el principal sospechoso y la justicia alemana ordenó su busca y captura.

Detenido por los kurdos

Para entonces, el presunto violador y asesino ya había escapado junto a sus cinco hermanos y sus padres. Voló de vuelta al norte de Irak desde Düsseldorf de manera legal y sin levantar sospechas. Nadie le perseguía aún. Tarik Ahmad explicó durante la rueda de prensa que el Ministerio del Interior kurdo le informó de la llegada de la familia y de que «uno de sus miembros era sospechoso de asesinato». Poco después y en la madrugada de este viernes procedió a su detención en un pequeño hotel en la provincia de Dohuk.

El sospechoso llegó en otoño de 2015 a Alemania en medio de la ola de refugiados. Sin embargo, su solicitud de asilo fue rechazada un año después y desde entonces vivía a la espera de la resolución sobre su recurso en un centro de refugiados de Wiesbaden. Otros jóvenes refugiados residentes en el mismo centro señalaron a medios germanos que Alí Bashar se dedicaba al tráfico de estupefacientes, lo que le permitía disfrutar de pequeños lujos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos