Corbyn pone la soga al cuello de May

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, posa tras su discurso en la Universidad de Coventry. :: Ben STANSALL / afp
/
El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, posa tras su discurso en la Universidad de Coventry. :: Ben STANSALL / afp

La oposición británica apoyará en el Parlamento una enmienda en favor de mantener una unión aduanera con la UE

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

El Partido Laborista quiere que Reino Unido llegue a un acuerdo con la UE para crear una unión aduanera, que no sería como la actual pero mantendría sus beneficios. El líder del partido, Jeremy Corbyn, anunció ayer esta política, adoptada tras un debate interno, en un momento delicado para la estabilidad del Gobierno de Theresa May y con la intención de derribarlo.

La unión aduanera es un régimen de comercio sin aranceles dentro de la UE y de los países que han firmado acuerdos con Bruselas. Crea también aranceles comunes con respecto a las exportaciones de terceros que llegan a las fronteras de la unión y da a Bruselas la autoridad para negociar acuerdos comerciales con otros países en nombre de todos.

Corbyn hizo el anuncio en Coventry, una de las capitales industriales de Inglaterra. El laborista recordó a su audiencia que, de los 169.000 empleos que sostiene en Reino Unido la industria del automóvil, 52.000 están en la comarca, conocida como las Tierras Centrales del Oeste y que incluye a la segunda ciudad británica por población, Birmingham.

LA CLAVE La primera ministra aspira a una relación más estrecha con Bruselas pero fuera del mercado común

Recordó también que la producción de vehículos en la UE integra a diversas factorías y suministradores. Corbyn puso el ejemplo del nuevo Mini, cuyo chasis traza el itinerario Inglaterra-Francia-Inglaterra-Alemania-Inglaterra antes de ser transportado a los puntos de venta. Y el laborista no mencionó el origen geográfico de las piezas de un Mini y sus itinerarios.

Mayoría parlamentaria

El boyante sector británico del automóvil, ahora en ligero declive por diversos factores, está horrorizado ante la posibilidad de que, fuera de la unión aduanera, cada cruce fronterizo suponga un arancel. En Irlanda no es posible evitar algún tipo de frontera entre el norte y el sur si Reino Unido se va de la unión aduanera. A la City financiera no le basta la unión aduanera, quiere seguir en el mercado común.

Pero Theresa May aspira a la relación más estrecha con la UE, fuera del mercado común y de la unión aduanera. Sin embargo, solo una minoría de diputados cree en un florecimiento comercial tras el 'brexit' por la libertad de firmar tratados con Estados Unidos, China, India, Australia... En el Parlamento hay una mayoría en favor de que Reino Unido mantenga la unión aduanera con la UE.

Al final de la pasada semana, mientras debatía con sus principales ministros las líneas maestras de la futura relación con la UE, May emitió una discreta señal de temor. Sus gestores parlamentarios no incluyeron el proyecto de ley de Comercio en el calendario de la Cámara de los Comunes hasta las vacaciones de Pascua.

Diputados conservadores, laboristas y liberal-demócratas han suscrito una enmienda que exige una unión aduanera con la UE. El liderazgo laborista ahora la apoyaría. ¿Suficientes 'tories' votarían contra su Gobierno? May ha preferido aplazar el voto. Las elecciones municipales en un Londres pro-UE, en mayo, pueden ser desastrosas para los conservadores. Votar tal enmienda a su dirección antes o después de una derrota electoral es el dilema de May, en este momento elegido por Corbyn para causar daños irreparables a su Gobierno.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos