Corbyn ni «defiende» ni «descarta» otra consulta

Conservadores y nacionalistas escoceses critican la ambigüedad del jefe de la oposición, que su partido define como «acto de equilibrio»

R. C. LONDRES.

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, hizo alarde de su proverbial ambigüedad en torno al abandono de la UE por parte de su país al insistir en que su formación «no defiende» la celebración de un segundo referéndum sobre la salida de la UE, pero «tampoco descarta» que se pueda producir. «No apoyamos ni pedimos un segundo referéndum. Lo que hemos pedido es una votación significativa en el Parlamento», dijo el jefe de la oposición en un programa de la cadena de televisión ITV. Sin embargo, a continuación evitó concretar más al ser preguntado sobre si podría cambiar su postura en el futuro.

La portavoz de Asuntos Exteriores laborista, Emily Thornberry, sí dejó la puerta abierta a un nuevo referéndum siempre y cuando cambie la opinión pública al respecto. Esta posición, según Thornberry, es un «acto de profundo equilibrio» para satisfacer tanto a los votantes laboristas que apoyaron el 'brexit' como a los que votaron en contra.

El último sondeo del 'Daily Mirror', publicado el jueves, apunta a que, el 55% de la población británica apoyaría la continuidad en la UE, frente al 45% que respalda el 'brexit'.

Por el partido del Gobierno, James Cleverly, su vicepresidente, ha reprochado a los laboristas que «cada paso que dan es para intentar frustrar el proceso del 'brexit' en lugar de para lograr que sea un éxito», algo por lo que «solo los conservadores están trabajando».

Por su parte, la jefa del Gobierno autonómico escocés, Nicola Sturgeon, del SNP, urgió a Corbyn a «decidir de qué lado está en todo esto» y le acusó de estar «alineado con un 'brexit' duro».

Sturgeon ya ha anunciado que esperará a finales de este año a saber los términos del acuerdo Londres-Bruselas para decidir si promueve un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos