El congreso del SPD da el plácet para sondear la gran coalición

Los socialdemócratas se reunirán con Merkel y, en caso de prosperar los contactos, confirmarán si inician negociaciones para formar gobierno

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

bLos socialdemócratas (SPD) alemanes superaron ayer sus miedos y reticencias de sectores influyentes como las Juventudes Socialistas a una posible nueva alianza de gobierno con los conservadores y aprobaron la celebración de conversaciones de sondeo «de resultado abierto» con la Unión de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) de la canciller federal, Angela Merkel.

Al comienzo del congreso de tres días del SPD en Berlín se impuso la línea que aboga por la responsabilidad de Estado del más antiguo partido político alemán entre los 600 delegados de la formación. Poco antes de su reelección como presidente de la socialdemocracia alemana, Martin Schulz, subrayó sin embargo que de esas conversaciones no puede desprenderse un «automatismo» que conduzca a una nueva 'Grosse Koalition', la 'GroKo' o gran coalición que rechaza una buena parte de las bases del SPD. Al final de esos sondeos habría tres posibles salidas: una nueva 'GroKo', la tolerancia de un gobierno de minoría conservador o la convocatoria de nuevas elecciones.

Las conversaciones podrán comenzar la semana próxima y en el caso de que los sondeos sean positivos los socialdemócratas celebrarán un congreso extraordinario que decidirá si se aprueba entrar en negociaciones concretas. Desde la Unión se celebró el acuerdo alcanzado por el SPD. «Serán negociaciones duras, pero Alemania necesita un gobierno estable», declaró Andreas Scheuer, secretario general de la CDU.

Martin Schulz recibió el respaldo de sus correligionarios para dirigir esas conversaciones al ser reelegido como presidente del SPD con el 81,9% de los votos. «Después de lo que hemos vivido os agradezco vuestra confianza», dijo Schulz, que el pasado 19 de marzo había sido elegido por primera vez para liderar la socialdemocracia alemana con un 100% de votos.

La pérdida de apoyo interno era de esperar tras el desastroso resultado obtenido por el SPD en los comicios legislativos de septiembre, donde solo obtuvo el 20,5% de votos, el más bajo en la historia de la República Federal. Schulz se disculpó públicamente, pero recordó que el SPD «ha perdido 10 millones de electores desde 1998, la mitad de nuestro electorado». Por ese motivo urgió a «desarrollar una visión que entusiasme a la gente, un proyecto que muestre lo que defiende la socialdemocracia en el siglo XXI».En el discurso inaugural del congreso, Schulz defendió las propuestas del presidente de Francia, Emmanuel Macron, para reformar la Unión Europea, pero fue aún más allá al abogar por la creación de unos Estados Unidos de Europa con una constitución común en 2025. Aquellos países miembros que no aprueben esa constitución federalista deberán abandonar de manera inmediata la UE, afirmó el presidente del SPD. «Tengamos de una vez por todas valor para avanzar», dijo Schulz.

Igualmente subrayó que el SPD debe demostrar que es una fuerza política capaz de mejorar la vida de los ciudadanos, aunque no será posible hacerlo solo desde la Cancillería Federal o el Bundestag. «Por eso debemos reforzar Europa, que puede imponer reglas a la globalización», añadió, y llamó a realizar inversiones masivas en el Viejo Continente.

La iniciativa de Schulz a favor de unos Estados Unidos de Europa en un plazo de solo ocho años fue, sin embargo, muy criticada por otras formaciones en Alemania. La propia Angela Merkel afirmó que lo que necesita Europa es una cooperación más estrecha en política de defensa, exterior, investigación, educación y desarrollo. Para la canciller, lo importante es «superar las debilidades fundacionales» de la UE y una unión económica y monetaria resistente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos