El congreso de la AfD afianza el rumbo radical de los 'ultras' alemanes

Alexander Gauland. :: Reuters/
Alexander Gauland. :: Reuters

La expresidenta Petry, que abandonó el partido, denuncia que la formación está en manos del ala neonazi

R. C. BERLÍN.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) reafirmó este fin de semana en su congreso federal celebrado en Hannover su rumbo radical con la reelección de su presidente, Jorg Meuthen, y la elección de Alexander Gauland para completar la jefatura bicéfala de esta formación antiinmigración, islamófoba, euróescéptica y filonazi.

Gauland, cabeza de lista junto a la neoliberal Alice Weidel en las pasadas elecciones generales del 24 de septiembre, se presentó como «salvador» después de que los dos aspirantes a la copresidencia no obtuvieran los apoyos necesarios en dos votaciones sucesivas. El aspirante inicial, el moderado Georg Pazderski, exoficial del Ejército y jefe de AfD en Berlín, se vio sorprendido por la candidatura de la prácticamente desconocida Doris von Sayn-Wittgenstein, representante del ala más radical.

Georg Pazderski, quien se ha tenido que contentar con la primera vicepresidencia, y Von Sayn-Wittgenstein aspiraban a sustituir a Frauke Petry, el rostro más mediático de la formación, que abandonó el partido un día después de los comicios, descontenta con el giro radical.

Petry ve confirmado con los resultados de este congreso federal el rumbo 'ultra' que ha tomado el partido. Para la expresidenta de AfD, con Gauland accede a la jefatura bicéfala nada más y nada menos que «una segunda marioneta» de Björn Höcke, representante del ala más cercana al neonazismo de la formación.

Meuthen y Gauland son «gente de Höcke». Este político es incluso temido en el seno del partido por sus constantes escándalos y arengas neonazis, pero a la vez considerado un buen captador de votos entre el electorado más xenófobo.

Relativa tranquilidad

Después de un primer día salpicado por el caos interno y las protestas en la calle, en las que participaron entre 6.000 y 7.000 personas, el congreso transcurrió ayer, jornada en la que se escogieron también otros cargos de la formación, con relativa tranquilidad.

Alice Weidel, jefa junto a Gauland del grupo parlamentario de AfD, y Betrix von Storch, la hasta ahora vicepresidenta de la formación, fueron votadas, por su parte, a la junta federal del partido, y en sus discursos arremetieron con fuerza contra la canciller, la democristiana Angela Merkel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos