La buena suerte de la familia Toscano

D. MENOR ROMA.

Los Toscano han vuelto a nacer. Los cinco miembros de esta familia (padre, madre embarazada e hijos de siete meses, once y siete años) fueron sacados con vida de la montaña de escombros en que quedó convertida la vivienda donde se encontraban en Casamicciola, la localidad más golpeada por el terremoto que sacudió en la noche del lunes la isla de Isquia.

Dieciséis horas después del seísmo, los bomberos consiguieron salvar, a las 13:10 horas de ayer, a Ciro, el último de los críos que seguía atrapado entre los cascotes. Salvó la vida gracias a que se refugió junto a su hermano mediano debajo de una cama y pudo dar golpes con el mango de una escoba para que los equipos de rescate les localizaran. Cuando salió a la luz, fue recibido con un aplauso cerrado por parte de los socorristas, quienes consiguieron que Ciro y Mattias no se durmieran durante las largas horas de espera, que los niños pasaron hablando e incluso discutiendo en algunos momentos.

La primera de los Toscano en ser rescatada fue la madre, Alessia, embarazada de una niña. Luego fue localizado el padre y unas horas después, el bebé de siete meses. Tuvieron menos suerte las dos víctimas mortales: una turista de 65 años de Brescia y una mujer de 59 residente en Isquia. Respecto a los 41 heridos, doce continuaban ingresados. El más grave, un hombre de 44 años que fue trasladado al hospital Cardarelli de Nápoles por los traumas provocados por el derrumbe de su casa.

Fotos

Vídeos