Berlín se blinda ante el temor a un ciberataque ruso

J. C. BARRENA BERLÍN.

La campaña electoral para las elecciones legislativas alemanas se está viendo afectada por la injerencia extranjera. Directa y descaradamente o de manera sutil. Entre los primeros, el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, que esta semana hizo un llamamiento a los 1,2 millones de ciudadanos alemanes oriundos de su país para que no voten a los conservadores, socialdemócratas y verdes por ser partidos «enemigos de Turquía». Se trata de «una cuestión de honor» y de «dar una lección a aquellas formaciones que no muestran respeto a Turquía», dijo Erdogan.

Tanto la canciller federal, Angela Merkel, como su rival y candidato socialdemócrata, Martin Schulz, reaccionaron indignados ante la intervención del máximo mandatario turco y su injerencia en la soberanía de Alemania. El secretario general de los socialcristianos bávaros, Andreas Scheuer, fue más allá al calificar a Erdogan de «déspota del Bósforo». Más sutiles y anónimas pueden resultar posibles intervenciones en la campaña electoral germana con medios informáticos, como sucedió el pasado año en las presidenciales de Estados Unidos y que mantienen desde entonces bajo sospecha al equipo del presidente estadounidense, Donald Trump, por sus contactos con Moscú.

El Gobierno de Berlín teme ahora que Rusia trate de influir en el resultado de los comicios parlamentarios alemanes con ciberataques y la difusión de noticias falsas o incluso correos reservados comprometedores. «Como no podemos excluir que suceda, nos hemos preparado naturalmente para afrontarlo», dijo el titular alemán de Interior, Thomas de Maizière, quien subrayó el mayor modo de hacerlo es «estando alerta, pero relajados y aportando la verdad».

De Maizière recordó el ciberataque sufrido hace dos años por la sede del Parlamento germano, cuyo sistema informático fue pirateado supuestamente por 'hackers' rusos. «De la información robada entonces no se ha hecho pública hasta ahora ni una sola línea», dijo el ministro alemán, quien llamó a los medios locales a asumir su responsabilidad en el caso de que poco antes de los comicios comiencen a filtrarse documentos sospechosos procedentes de la cámara baja alemana.

Fotos

Vídeos