La UE se atreve a activar por fin la vía de las sanciones contra Venezuela

Una mujer con su bebé en una de las habituales colas para conseguir comida a las puertas de un supermercado en Caracas. :: F. P. / efe
/
Una mujer con su bebé en una de las habituales colas para conseguir comida a las puertas de un supermercado en Caracas. :: F. P. / efe

Los 28, por unanimidad, acuerdan el embargo de armas y diseñan el marco legal para aprobar castigos individuales a líderes del régimen

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL BRUSELAS.

La receta diplomática que siempre usa la Unión Europea para países 'complicados' son las sanciones. Algo así como la teoría del palo y la zanahoria, te castigo para que recapacites y vuelvas a ser un chico bueno. Y para países complicados, Venezuela, que empezará a probar la medicina europea después de que los ministros de Exteriores del club aprobasen ayer las primeras sanciones al régimen de Nicolás Maduro diseñadas bajo la premisa de no afectar a la población civil.

De momento, sufrirán el embargo de armas y material que sirva para la represión interna. Y en un futuro, si la cosa no cambia, se irá a por dirigentes con nombres y apellidos. ¿A por el propio Maduro? No está nada claro puesto que la futura potencial lista también requiere el plácet de los 28 y países como Grecia o Portugal sigue siendo reacios a estas vías.

Así consta en las conclusiones aprobadas y así lo ratificó el ministro de Exteriores español, Alfonso Dastis. «Como siempre, todo lo que hacemos está orientado a incentivar la celebración del diálogo entre el Gobierno y la oposición», recalcó. «La clave -apostilló- es facilitar una solución pacífica, democrática y dialogada».

LA CLAVE El castigo se ha diseñado con la premisa de que no afecte en ningún caso a la población civil

Los cancilleres, por unanimidad, han apostado finalmente por la vía de las sanciones por el «deterioro» de la situación tras las elecciones regionales e instan al Gobierno de Maduro a restablecer «urgentemente» la legalidad democrática en el país y a permitir elecciones «libres y justas».

Todo apunta a que sólo se ha dado un primer paso de los muchos que pueden venir a partir de ahora, ya que una vez que la maquinaria comunitaria comienza a funcionar ya es díficil pararla. La clave es activarla, de ahí la relevancia de lo ocurrido ayer en la reunión celebrada en Bruselas. Por un lado, se ha aprobado «un embargo de armas y de material afín que pueda usarse para la represión interna» y, por el otro, un marco jurídico para poder imponer sanciones a dirigentes en caso necesario que estará vigente durante al menos un año con carácter prorrogable.

Aunque han evitado por ahora congelar los activos de dirigentes venezolanos concretos y prohibirles la entrada en la UE, los Veintiocho han dejado claro que las sanciones «se utilizarán de manera gradual y flexible y podrán ampliarse, dirigiéndose contra quienes participan en el incumplimiento de los principios democráticos y del estado de Derecho y la violación de los derechos humanos».

La base jurídica aprobada, según fuentes diplomáticas, permitirá a la UE poder actuar «rápidamente» e imponer sanciones individuales «si la evolución de la situación lo requiere». Podrán, por ejemplo, «congelar activos de personas físicas o jurídicas, entidades u organismos en Venezuela responsables de violaciones o abusos graves de los derechos humanos, de la represión de la sociedad civil y la oposición democrática o cuyas acciones menoscaben la democracia o el Estado de Derecho». En el caso de las personas físicas, también se les prohibirá la entrada a la UE.

Preguntado por la posibilidad de sancionar al entorno de Maduro, Alfonso Dastis matizó que los países tendrían que ponerse de acuerdo «unánimemente». «Nosotros preferiríamos que ese diálogo tantas veces anunciado y tantas veces frustrado del que ha vuelto a hablar el presidente Maduro acabe siendo una realidad y haga innecesario seguir esta vía», precisó.

De momento, pocos dudan del paso dado ayer. «Las sanciones contra el Gobierno de Venezuela son la decisión correcta y llevan al camino hacia la democracia. El Parlamento Europeo ha sido el primero en pedirlas y seguirá apoyando al pueblo de Venezuela», se felicitó ayer el presidente de la institución, Antonio Tajani, quizá el líder comunitario más activo en este conflicto diplomático.

Más

Fotos

Vídeos