Aplastante victoria de los soberanistas en Córcega

Gilles Simeoni, gran favorito para presidir la futura CTU corsa, vota ayer en Bastia. :: P. P. C. / afp
/
Gilles Simeoni, gran favorito para presidir la futura CTU corsa, vota ayer en Bastia. :: P. P. C. / afp

La alianza de autonomistas e independentistas roza la mayoría absoluta en la primera vuelta de las elecciones en la isla

FERNANDO ITURRIBARRÍA

parís. La coalición soberanista en el poder local logró ayer una aplastante victoria en la primera vuelta de las elecciones a la Colectividad Territorial Única (CTU) de Córcega, el nuevo órgano unificado de gobierno de esta isla mediterránea perteneciente a Francia. La alianza Pè a Corsica (Por Córcega), formada por los autonomistas del presidente saliente Gilles Simeoni y los independentistas del líder de la asamblea insular Jean-Guy Talamoni, acaparó el 45% de los votos según las primeras estimaciones, 19 puntos más que en su triunfo histórico de 2015.

Sólo otras tres de las siete listas en liza consiguieron superar el listón del 7% del voto emitido, requisito para mantenerse en la segunda vuelta electoral del próximo domingo. Se trata de las plataformas de la derecha regionalista (15,8%), de los conservadores centralistas (12,4%) y de los partidarios del presidente Emmanuel Macron (11,7%), que fracasaron en la promoción del poco concreto 'pacto girondino' propuesto por el inquilino del Elíseo.

El independentismo duro de U Rinnovu duplicó su peso electoral al sumar el 6,4% de los sufragios y rebasó el 5% requerido para poder fusionarse con otra lista en la ronda final. La apuesta por una soberanía plena a corto plazo les distancia de la coalición ganadora, que propone arrancar a París un verdadero estatuto de autonomía en tres años. Pero su avance refuerza las tendencias centrífugas de un movimiento soberanista que cosecha una holgada mayoría absoluta (53%) con la suma de sus tres componentes.

LAS CLAVES La coalición gobernante y los independentistas más duros suman el 53% de los votos emitidos Derecha e izquierda radicales sufren una severa derrota y quedan fuera de la segunda vuelta

El escrutinio fue cruel con derecha e izquierda radicales, ambas eliminadas a las primeras de cambio. Los comunistas, asociados a Francia Insumisa, apenas reunieron el 5,7% de las papeletas y estarán ausentes de la segunda vuelta por primera vez desde que en 1982 hay comicios insulares en Córcega.

Por su parte, el Frente Nacional apenas sumó un 3%, muy lejos del 10,58% logrado hace dos años. La formación de extrema derecha no supo capitalizar la dinámica de su presidenta, Marine Le Pen, en la isla, donde había acabado en cabeza en la primera vuelta de las presidenciales con el 27,88% de los votos y totalizó el 48,5% en el duelo final con Macron por el Elíseo.

La participación bajó más de seis puntos respecto al 59,9% registrado en los anteriores comicios de diciembre de 2015. Estimada en un 46,9%, la abstención marcó un récord histórico en las elecciones territoriales o regionales celebradas en Córcega.

El hastío por la sucesión de cuatro comicios en un par de años y el temporal de frío y nieve desanimaron a muchos electores. Cerca de 3.000 hogares permanecieron privados de electricidad, sobre todo en el interior muy montañoso de la isla, durante buena parte de la jornada. La alta abstención favoreció a los partidos soberanistas con electorado militante y siempre movilizado. Los 63 representantes elegidos para estrenar el 1 de enero la nueva CTU serán conocidos tras la segunda vuelta en las urnas. Su mandato no durará más que tres años y medio, ya que los corsos volverán a votar en 2021, como todos los franceses, en el marco de las elecciones regionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos