La UE alerta de que la presión migratoria en España sigue al alza

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL BRUSELAS.

La mosca lleva tiempo detrás de la oreja y, ayer, las cifras comenzaron a advertir de realidades migratorias en lugar de rumorear sobre sensaciones. De la ruta del Egeo se pasó a la del Mediterráneo Central y ahora, la del Mediterráneo occidental comienza a cobrar fuerza. Sí, la de España. La Guardia Europea de Fronteras y Costas (Frontex) desveló que en lo que va de año ya se han registrado 14.000 llegadas a territorio español, lo que supone duplicar los números registrados durante todo 2016, año que también registró un incremento anual del 46%. Pese a todo, la Unión Europea insiste en pedir cautela y mantener una cierta calma.

«Los flujos desde Marruecos, tanto en la frontera terrestre como en la marítima, están aumentando. Estamos vigilando la situación para verificar si hay algún riesgo de desplazamiento de la ruta desde Libia hasta Marruecos, pero por ahora no tenemos ninguna indicación de que se esté produciendo este fenómeno», recalcó el director de la agencia, Fabrice Leggeri.

La supuesta 'tranquilidad' de las autoridades comunitarias se justifica en que la situación de España nada tiene que ver con la de Italia, adonde han llegado este año en torno a 100.000 extranjeros, la gran mayoría irregulares al ser considerados «inmigrantes económicos» -no tienen derecho a protección internacional ya que el asilo es sólo para quienes huyen de la guerra.

Fotos

Vídeos